Una Válvula de Escape Llamada Inmigración Ilegal |
Real Alternative. Real News.|Saturday, October 25, 2014
You are here: Home » Español » Una Válvula de Escape Llamada Inmigración Ilegal

Una Válvula de Escape Llamada Inmigración Ilegal 

“Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que los ejércitos permanentes. Si el pueblo permite un día que los bancos privados controlen la emisión de su moneda, primero por la inflación, luego por deflación, los bancos y corporaciones que crecerán alrededor de estos, privarán a la gente de toda la propiedad hasta que sus hijos un día despierten sin hogar en el continente que sus padres conquistaron. El poder de emisión debería ser tomado de los bancos y restaurado a la gente, a quien le pertenece.

Thomas Jefferson, tercer presidente de EUA (1743 – 1826)

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
Abril 27, 2010

Como hispano sé lo que es vivir en un país menos desarrollado.  Viví en uno por los primeros 18 años de mi vida.  Desde pequeñoillegal immigration entendí lo que era no poder tenerlo todo, pues los salarios de mis padres, un educador y una secretaria, no alcanzaban para darme aquello que más quería, pero sí con mucho sacrificio aquello que necesitaba.  También como hispano se lo que es vivir en un país identificado como desarrollado; aunque no en todo.  Viví 10 años en Norteamérica donde todo es abundancia y donde las oportunidades existen.  Así lo demuestra la historia.  Sin embargo, esas oportunidades por muchos erroneamente identificadas como el sueño Americano, simplemente no caen en las manos; hay que buscarlas.  El sueño americano nunca existió.  Es una de esas invenciones corporativas.

Por esto, y mucho estudio de la historia que no está en los libros de texto, siento que entiendo como es que la inmigración ilegal ha sido usada por las corporacionespara promover sus interéses y destruir el último faro que brilla por la libertad.  Esto viene aconteciendo desde hace mucho tiempo, por lo menos unos 50 años.  Como parte del plan de retroceso, los gobiernos y las economías en manos de las corporaciones usan la inmigración ilegal para destruir sociedades completas y consolidar los recursos.

Porqué es que quienes apoyan el respeto de las leyes de inmigración son calificados de racistas?  Porque los grupos que apoyan la inmigración ilegal, los cuales son financiados por las corporaciones, creen que esta bien aplicar las leyes de forma selectiva; de la manera que les conviene.

En el documental Food, Inc, se muestra esta tendencia.  Inmigrantes ilegales son traidos de México para trabajar ilegalmente en una empresa procesadora de carne.  Para mantener a la policía de inmigración en raya, la empresa acuerda permitir redadas semanalmente en donde se detienen entre 15 y 20 trabajadores, quienes son deportados a sus países.  El día siguiente, la empresa de carnes ya tiene otros trabajadores ilegales esperando para llenar los puestos vacíos que sus compatriotas dejaron la noche anterior.  Cuando estas redadas son reportadas en los noticieros de televisión, la acción policial es ensalsada como la mano fuerte contra la inmigración ilegal y no se reporta la corrupción que existe en cada una de ellas.  Los medios de comunicación corporativos son entonces cómplices de esta explotación, pues utilizan la noticia como una manera de atraer su morboza audiencia al tiempo que los mantiene ignorantes de los acuerdos entre la policía y la empresa.

Es muy fácil abogar por los derechos de los inmigrantes ilegales desde el punto de vista humano, pues es ‘inhumano’ enviarles de regreso a sus paises de origen ‘separandolos de sus familias.’  Pero desde el punto de vista legal, frío y simple, no se pueden tener dos estándares.  O se respetan las leyes que rigen una nación, o se permite la anarquía que las corporaciones quieren.  Eso es lo que reina en America Latina, y por eso es que la gente deja su familia atrás para buscar una mejor vida.

La inmigración masiva hacia Estados Unidos, Canadá y Europa es el resultado del fracaso de los políticos y gobernantes latinoamericanos de proveer a sus compatriotas de mejores condiciones de vida.  Es también consecuencia de la adopción de políticas que las corporaciones ven como confortables para sus intenciones globalistas.  Estas políticas forzan a quienes son desterrados por multinacionales a buscar mejores perspectivas de vida.  Esas perspectivas son reconocidas en lugares en donde se gana diez veces más dinero por el mismo trabajo, y donde el dinero alcanza para más, mucho más.

La inmigración ilegal a América del Norte y Europa es una válvula de escape para los políticos irresponsables que dejan que las corporaciones se adueñen de sus países a cambio de propinas indecentes, de posiciones y de reconocimientos tales como premios nobel y membresías beneméritas.  Mientras los políticos reciben reconocimientos, su gente debe renunciar a su família y a su patria para buscar condiciones de vida humanas.  Esa falta de condiciónes, es lo que hace que inclusive países con más recursos tengan mayores índices de pobreza.  Los banqueros corporatistas al mando de las grandes multinacionales se las han ingeniado para mantener al tercer mundo en la miseria, mientras consolidan su poder y riqueza en unos pocos países a los que, a través de cada crisis económica, les exprimen de sus recursos. Entonces, debe ser dicho y aclarado de una vez por todas: No son los gringos, o los europeos quienes explotan a los inmigrantes, sino, las élites que controlan esos gobiernos.

América Latina es un ejemplo claro de esta política de consolidación.  Desde Argentina hasta México; desde Nicaragua hasta Brasil, todos los países son manejados como tableros de ajedrez en un esfuerzo para consolidar poder y riqueza.  El efecto directo de esta acción es la pobreza extrema y la inmigración ilegal a tierras con más oportunidades.  La consecuencia inmediata para los países desarrollados que reciben a los inmigrantes ilegales es el desmoronamiento de sus economías por el sobreuso de su red de seguridad social.  A pesar de esto, aquellos que claman por el fín de la inmigración ilegal, son llamados de racistas e inhumanos, aunque sus peticiones no tienen nada que ver con ninguna de las dos.

Veamos varios ejemplos que nos ayuden a ilustrar los puntos anteriores.  México tiene más recursos naturales que Estados Unidos.  Sin embargo, la brecha entre ricos y pobres es abismal.  El tratado de libre comercio entre ambas naciones -una política globalista de consolidación- acabó con la clase media y ahora solo existen dos clases, los señores feudales y el resto.  A pesar de los resultados clarísimos que las políticas neoliberales y los tratados de comercio como NAFTA y CAFTA muestran, más países en America Latina continuan adoptando acuerdos de ese tipo con Europa, China y el mismo Estados Unidos.  El gigante del norte perdía el año pasado más de 500 mil empleos al mes debido a la crisis económica causada por los mismos banqueros que controlan el ciclo económico.  NAFTA hizo que decenas sino cientos de empresas mudaran sus operaciones a Brasil, Costa Rica, México, India, China y otros países en desarrollo.  Allá, con poca o ninguna regulación laboral, las empresas pagan una fracción de los salários que deberían pagar en Europa o Estados Unidos y legalmente explotan una mano de obra que en muchos casos es tan calificada como la estadounidense o europea, pues tienen educación universitaria o son debidamente preparados para el puesto por la mismas empresas. La única diferencia es el color de su piel y su nacionalidad. No es este el ejemplo más claro de racismo? Por supuesto los gobiernos incompetentes se niegan a pedir mejores condiciones para sus trabajadores en su propia tierra.

En los países en desarrollo, la llegada de empresas como Intel, General Motors, Citi, JP Morgan y otras es visto como un triunfo por sus gobernantes mediocres.  Lo que nunca se detalla, son las concesiones hechas a las mismas empresas para que se establezcan en los países.  Estas concensiones incluyen pero no se limitan a exensiones fiscales totales, extensas jornadas de trabajo en horarios inusuales y por la misma paga, pocas o nulas posibilidades de crecimiento dentro de la empresa, acuerdos de competencia que limitan o prohiben la llegada de otras empresas del mismo tipo, zero impuestos a las exportaciones e importaciones, zero impuesto a la producción, zero garantías sociales para los trabajadores y muchas otras.

Brasil es otro ejemplo de como la globalización es aplicada para el perjuicio de la sociedad. Recientemente, el presidente Luiz Inacio Da Silva, quien clamó por la creación de un Nuevo Order Mundial y además persigue la silla de Secretário General de la ONU, dio documentos a millones de ilegales de países como Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador, sin antes hacer un estudio profundo de la necesidad o no de trabajadores extranjeros en el país. La prensa y una gran parte de la sociedad casi se arrodilló ante Lula por su decisión tan ‘acertada’ y humana, pero nadie se preguntó si la legalización de tantos afectaría la disponibilidad de trabajos para los propios ciudadanos brasileños. La medida fue aún más aplaudida porque la decisión de legalizar a los trabajadores se hizo principalmente para poder recolectar más impuestos que continuen financiando uno de los Estados de corrupción más impunes en el mundo; 3.7 en la escala, o sea, super corrupto.

Y qué sucede cuando un estado o un país decide ponerle límites a la inmigración ilegal? Recientemente, el estado de Arizona aprobó legislación que manda a las autoridades arrestar y deportar a aquellos que esten en el territorio ilegalmente. Mucho antes de la aprobación de la misma, cientos de personas se juntaron en las afueras del congreso para demandar que la ley no pasara y los medios de comunicación brindaron su ya conocida cobertura mediocre, queriendo convertir a los inmigrantes ilegales en víctimas de la nueva ley. Aunque la ley no es perfecta, pues permite que los policías demanden identificación a quien sea considerado suspechoso de estar en el estado ilegalmente, lo cual viola leyes de privacidad, la misma es un paso importante para el cumplimiento de las leyes de migración existentes. La reaccción del gobierno mexicano no se hizo esperar. Inmediatamente, se calificó la ley de una desgracia y de persecución contra los latinos. El presidente Felipe Calderón dijo que “Ellos tienen derecho a estar allá, son trabajadores ejemplares.” Porqué entonces no se les da trabajo en México? El presidente Barack Obama, también criticó la ley diciendo que esta amenaza nociones básicas de justicia y dijo que se vigilaría su aplicación para asegurarse que no habrían abusos a los derechos civiles. Claro está que para Obama no es una prioridad respetar las leyes del país. Mas bien, ahora mismo él trabaja con congresistas para pasar legislación que daría luz verde a la legalización de unos 30 millones de inmigrantes ilegales en ese país. No es una sorpresa que el número de ciudadanos que apoya su gestión sea la más baja en el primer año de cualquier otro presidente. Solo 29% en la más reciente encuesta apoya fuertemente su gestión, mientras 60% de los encuestados apoyan leyes como la que Arizona aprobó la semana pasada contra la inmigración ilegal. Vea el resultado aquí.

La reforma a las leyes migratorias conocida como “Comprehensive Immigration Reform”, o la no aprobación de legislación alguna, es lo que las corporaciones apoyan, pues les permitirá continuar su reino de explotación de la mano de obra. Este hecho es simplemente ignorado por quienes quieren la legalización masiva. Para ellos este tema es sobre raza, lo cual es un punto que se origina en las organizaciones pagadas por las corporaciones para promover sus intereses, tales como LA RAZA.  Los medios de comunicación corporativos y los grupos pro inmigración ilegal polarizan cada vez más a la población con sus discursos anti-yanqui, y pro-invasión de la región sur oeste de Estados Unidos que según muchos, pertenece a México.

Ahora, tanto demócratas como republicanos -ambos grupos controlados por banqueros y corporaciones- trabajan en la redacción y aprobación de la nueva ley que además de legalizar millones, también les daría seguro de salud del tipo recientemente aprobado por la administración Obama. Esta política junto con otras perforán aún más la red de seguridad social y terminarán en el colapso total del sistema democrático -que es lo que las élites quieren para llevar a cabo su más preciado proceso de consolidación en la historia y anexarse los recursos naturales e infraestructura en Estados Unidos. Es un plan diabólico, no hay duda. Se polarizan las masas poblacionales para mantenerlas ocupadas mientras los banqueros les roban todo; hasta sus patrias. Y que sucederá cuando no haya más una válvula de escape llamada Estados Unidos para absorber a los despatriados de América Latina y el resto del mundo? Para dónde ira la presión de esta olla llamada Tercer Mundo? Juzgue usted!

m4s0n501
About the author:

Luis Miranda is the Founder and Editor-in-Chief at The Real Agenda. His career spans over 17 years and almost every form of news media. He attended Montclair State University's School of Broadcasting and also obtained a Bachelor's Degree in Journalism from Universidad Latina de Costa Rica. Luis speaks English, Spanish Portuguese and Italian.

Add a Comment

WP-SpamFree by Pole Position Marketing