Real Alternative. Real News.|Wednesday, April 23, 2014
You are here: Home » Español » ¿Cómo es Estados Unidos hoy?

¿Cómo es Estados Unidos hoy? 

Más impuestos, más desempleo, más gente sin hogar, más venta de alcohol 

Por Luis R. Miranda
The Real Agenda
06 de febrero 2012

Muchas veces, la gente quiere saber como es exactamente Estados Unidos hoy. Resulta que la mayoría de la gente tiene una idea equivocada. En muchos países, donde la gente cree que tenerlo todo es de lo que se trata la vida, todavía ven a los EE.UU. como la casa brillante en la colina. “Es muy diferente de cuando yo vivía allí”, respondo con frecuencia. La clave aquí es que los cambios que han tenido lugar en los Estados Unidos, la mayoría, si no todos ellos para lo peor, han pasado rápido. El más importante para gran parte de la población se llevó a cabo en la última década.

La mayoría de los cambios negativos tienen que ver con la pérdida de la libertad, una consecuencia del crecimiento fuera de control del gobierno federal. Hoy en día incluso los principales medios de comunicación no pueden ocultar la realidad en la que EE.UU. se encuentra; ni siquiera los medios de comunicación amigables a Obama (MSNBC, NBC, CNN, New York Times, Time, Newsweek, FOX y así sucesivamente). La situación aberrante en la que los Estados Unidos se encuentra en estos momentos
se puede medir usando por lo menos 4 variables: impuestos, el desempleo, la pobreza y el alcohol.

El ganso de los huevos de oro: El ciudadano estadounidense 

Vamos a empezar con los impuestos. La potestad tributaria es el poder de esclavizar. No sé cuántas veces he oído esa frase, pero dudo que mucha gente en el poder realmente entienda lo que realmente significa. Probablemente menos que un puñado están dispuestos a actuar para corregir lo que significa. Hasta 1913, los Estados Unidos (el Gobierno Federal y los estados) funcionaron bastante bien sin un impuesto sobre la renta, pero los fondos recaudados a través de impuestos no fueron suficientes para sostener un creciente gobierno federal a los niveles que los controladores querían. Hoy en día, el impuesto sobre la renta se come la mayor parte del fruto del trabajo de la gente. Y cuando los impuestos no son suficientes para apoyar la creciente burocracia, más impuestos se imponen a la población. Así es como ha sido durante casi 100 años. Sin embargo, el crecimiento del gobierno federal y su intención para obtener más poder no es la única razón por la que necesita más impuestos. Si usted no cree que el gobierno no tiene dinero para pagar a los maestros, policías, bomberos y otros trabajadores locales y federales, usted está probablemente consciente de los infames informes financieros anuales. Este es el doble juego de libros que todas las ciudades y los estados tienen. Uno tiene la contabilidad que la mayoría de personas piensan que conoce, el otro tiene el récord de los dineros que se tomaron de la caja fuerte de los gobiernos para hacer cosas que probablemente no son conocidas por la mayoría. Mientras las corporaciones y los bancos obtienen crédito fácil de la ventana de la Reserva Federal, además de ser rescatados con billones de dólares de los contribuyentes, la gente común ha tenido que apretarse el cinturón si tuvieron la suerte de mantener sus puestos de trabajo en los últimos 10 años. A pesar de que se dice que la crisis económica comenzó en el año 2008, la verdad es que comenzó mucho antes de eso, incluso antes de que George Bush llegara al poder.

Si alguien puede esperar que durante la administración republicana los impuestos sean menores, también pueden contar con el aumento de los impuestos durante una administración democrática. Por desgracia, los recortes de impuestos republicanos se aplican generalmente a los muy ricos, y los aumentos de impuestos de los demócratas, se aplican a la clase media y los muy pobres. La última década ha sido la peor para el pueblo de los Estados Unidos, probablemente desde la última Gran Depresión. Pero la situación no parece estar mejorando. ¿Quién tiene la culpa? Todos los presidentes que no tuvieron los cojones para hacer frente a las empresas multinacionales que han controlado el gobierno federal, al menos desde 1913. De acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), no habrá alivio para los contribuyentes estadounidenses en 2012. De hecho, los impuestos se incrementarán en al menos el 30 por ciento en los próximos dos años. Ese número es válido, si dejamos a un lado la práctica fiscal que el Gobierno Federal ha utilizado durante 100 años, y eso es la manipulación de la moneda, o la devaluación artificial del dólar mediante la impresión de dinero de la nada.

Impuestos más altos no sólo significan un Gobierno Federal más grande, pero también menos recuperación, menos empleos, menos ingresos y menos libertad. Este panorama será así debido “principalmente debido a los vencimientos programados de disposiciones fiscales, tales como la reducción de las tasas de impuesto sobre la renta, limitar el alcance del impuesto mínimo alternativo (AMT) y la imposición de nuevos impuestos, tasas y sanciones que están programadas para entrar en vigor “, reza el documento de la CBO.

¿Cómo podría haber una recuperación cuando el Gobierno Federal se come una gran parte de los fondos recaudados a través de impuestos y casi nada de eso se usa para beneficiar a los contribuyentes? Los números de la CBO dicen que los ingresos de impuestos federales alcanzaron $ 2,302 mil millones en el año fiscal 2011, y aumentarán a $ 2.523 mil millones en el año fiscal 2012, $ 2.988 mil millones en el año fiscal 2013, y $ 3.313 mil millones en 2014. El informe añade que como porcentaje del PIB, los ingresos tributarios fueron de 15,4 por ciento en el año fiscal 2011, y serán el 16,3 por ciento en 2012, el 18,8 por ciento en 2013, y 20,0 por ciento en el año fiscal 2014. En otras palabras, el Gobierno Federal tendrá más dinero para gastar que en años anteriores. Es poco probable sin embargo que el gobierno vaya a gastar el dinero en programas para hacer crecer la economía, crear empleos y mejorar el tema de la deuda. De hecho, en enero el aumento de la deuda del Gobierno Federal creció otro billón de dólares. De ahí es de donde proviene el pronóstico de que habrá una economía lenta durante los próximos seis años.

Más impuestos, menos puestos de trabajo

Vamos a hablar de desempleo. Con los números preparados por el gobierno, sus funcionarios dicen que la tasa de desempleo es de aproximadamente el 7 por ciento. La CBO ha salido a decir que realmente es un 10 por ciento. Sin embargo, es probable que dicha tasa haya alcanzado el 20 por ciento, pues fue calculada en más de 17 por ciento en 2009. El gobierno federal ha asumido la responsabilidad de alentar a las empresas a trasladarse al extranjero, en lugar de promocionar a Estados Unidos como el lugar para estar, para crear puestos de trabajo, para producir bienes y vender sus productos. Los impuestos más elevados en el país, junto con la avaricia corporativa llevaron a las empresas a trasladarse a Asia y América Latina a un ritmo acelerado. Al mismo tiempo, los impuestos más altos y una economía lenta han terminado con la iniciativa empresarial local y abrió la puerta a corporaciones como Wal-Mart, IKEA, y otras empresas que lucran mediante la explotación de los trabajadores del tercer mundo para producir basura que se vende en Estados Unidos y el resto del mundo. Si usted es un socialista o comunista y cree que el consumismo es malo para el medio ambiente y la humanidad como un todo, eche un vistazo a lo que los productos de mano de obra barata hacen a ambos.

Desde aproximadamente 2000, los Estados Unidos ha perdido 6 millones de empleos en la manufactura. La mayoría de estos puestos de trabajo, como ya he dicho, se trasladaron a México, Brasil, India, China y otros países alrededor del mundo a expensas de los contribuyentes estadounidenses. Un estudio realizado por el Instituto de Política Económica muestra cómo el déficit comercial estadounidense con China hace que los Estados Unidos pierda alrededor de medio millón de empleos al año. Por otra parte, los registros de impuestos indican que hasta el año 2008, el empleo ofrecido por las empresas matrices de Estados Unidos crearon 10,1 millones de empleos en el extranjero a través de sus filiales en países como los mencionados antes. Eso es aproximadamente la mitad del número de puestos de trabajo que las empresas multinacionales cortaron en los Estados Unidos durante el mismo período. La cantidad total? 21,1 millones de empleos. La manufactura no es más una actividad significativa en los EE.UU., como lo era hace 50 o 60 años, cuando el 28 por ciento de la producción económica estaba directamente relacionada con la producción de bienes en territorio de EE.UU.. Hoy en día, es menos de la mitad; 11,5 por ciento.

¿Ha oído hablar sobre el efecto NAFTA? En caso de que usted no sepa lo que es NAFTA, sería una gran idea preguntarle a Bill Clinton y Al Gore, los padres de este niño. El Acuerdo Norteamericano de Libre Comercio firmado bajo la administración Clinton se suponía que era, de acuerdo con Clinton y Gore, el mejor invento desde que la línea de montaje entró en existencia. Irónicamente, NAFTA es el principal responsable de exterminar las líneas de ensamblaje en los Estados Unidos.

El libre comercio no es malo cuando hay un campo nivelado para todos los participantes que comercian, o cuando las pérdidas aquí pueden compensarse con ingresos en otras áreas, si sabes a qué me refiero. Sin embargo, esto no es lo que NAFTA hizo por los EE.UU, después de haber sido firmado por Clinton en 1994. Los partidarios de NAFTA contradicen la idea de que este acuerdo fue negativo para los EE.UU., porque según ellos los EE.UU. experimentaron un aumento significativo en el PIB como resultado de la implementación de este tratado. A menudo se comparan aspectos macroeconómicos post NAFTA a los existentes pre NAFTA para hacer sus argumentos. Los resultados positivos de NAFTA se presentan y describen en términos macroeconómicos, ya que es más fácil para crear puntos de conversación para alimentar a los principales medios de comunicación para que puedan regurgitar dichos puntos al público. Sin embargo, como vimos antes, NAFTA es responsable de la pérdida de empleos en la manufactura. Esta pérdida no se produjo inmediatamente después de la implementación de NAFTA, pues la mayoría de las empresas no se mudaron al extranjero después inmediatamente. La pérdida de puestos de trabajo fuera de control llegó a finales de los años 90 y a lo largo de los primeros años del siglo 21. Un solo informe del economista Robert Scott, del Instituto de Política Económica muestra como sucedió la pérdida de al menos 700.000 puestos de trabajo debido a NAFTA. Lea el informe completo “Hacia el Sur: “México-Estados Unidos el comercio y el desplazamiento de empleos después del NAFTA”. Las opiniones acerca de cómo NAFTA ayudó o perjudicó la economía de los EE.UU. siguen siendo numerosas, pero la verdad es que la prueba está en el pudín.

Adiós, adiós sueño americano

Personalmente, no creo en el llamado sueño americano, así que perdónenme si lo creen. Pero independientemente de si fue real en algún momento, tal vez la gente en los EE.UU. (99 por ciento de ellos) estaría de acuerdo en que desapareció en los últimos diez años. Dependiendo a quién le pregunte, el símbolo más importante de lo que es el sueño americano incluye ser dueño de una casa, a pesar de que en la mayoría de los casos la gente no es dueña de sus casas, sino los bancos. Este es otro aspecto que cambió en los Estados Unidos en la última década. Aunque el nuevo milenio vio cada vez a más estadounidenses obteniendo préstamos para comprar casas, ahora sabemos que era sólo una burbuja planificada, que se suponía iba a explotar y a dejar a millones de personas sin hogar en todo el país.

No importa cuánto los principales medios de comunicación lo digan, la crisis no va a terminar en el corto plazo. Junto con la profundización de las malas condiciones económicas, ser dueño de una propiedad también se torna muy difícil. A partir de hoy, el número de propietarios de viviendas en los EE.UU. ha caído un 66 por ciento. Esta cifra proviene de la Oficina del Censo de EE.UU., y se publicó hace solo cinco días. Pero la falta de vivienda no es nuevo. Se trata de una tendencia que los estadounidenses han visto con más fuerza por lo menos durante los últimos tres años. Junto con la caída en la tasa de propiedad de vivienda viene la caída de los precios de las viviendas a tasas de 1,3 por ciento en noviembre y un 3,7 por ciento en octubre. Las cifras anteriores son un recordatorio de las condiciones vistas en la época de la Gran Depresión. Así que cuando los medios corporativos dicen que el país se está recuperando, puede estar seguro de que es una de las más audaces mentiras que ha escuchado. Puede ser diferente para los de Wall Street, por supuesto.

Las dos principales razones de la caída de la propiedad de vivienda? La falta de crédito disponible, que se debe a la falta de dinero y a las pocas opciones de financiación para los propietarios potenciales. El economista Paul Dales, dice que incluso si la gente quiere tener una casa, es difícil hacerlo, porque no hay financiación para una hipoteca. Es  un riesgo financiero ayudar a alguien si los precios inmobiliarios seguirán cayendo este año y en 2013. El número de viviendas existentes que quedan vacantes están en torno a un 2,5 por ciento; todo un inventario de donde los compradores pueden elegir. Pero, ¿existen compradores? Sin duda hay un montón de gente sin hogar que necesita un lugar para dormir. La caída de la propiedad de la vivienda ha visto su peor momento en la costa oeste, donde la tasa alcanzó el 60,1 por ciento, según datos del censo. Este escenario no es de extrañar, porque si la gente no tiene trabajo, un empleo bien pagado y estable, mientras son esclavos de la IRS, no se puede esperar que se conviertan en propietarios de viviendas.

Una herramienta de última instancia: el alcohol?

Tiempos desesperados exigen medidas desesperadas. ¿Cuáles son las probabilidades de que la venta de alcohol aumente anualmente durante una recesión económica? De  ninguna manera digo que este aumento es una consecuencia directa de la crisis global, pero no sería una sorpresa. “Los envíos de whisky por los Estados Unidos, así como de  vodka, ron y aguardiente en el 2011 aumentaron un 2,7 por ciento respecto al año anterior – el mayor aumento en cinco años, según datos de la industria”, informa Fox News. Una tasa de 2,7 por ciento no parece mucho, pero si este porcentaje se cuantifica, tal vez podamos tener una mejor perspectiva. “Las ventas de productos alcohólicos de marcas famosas subieron un 5,3 por ciento el año pasado, en línea con el promedio previo a la recesión del 5,8 por ciento. Por lo menos sabemos cual sector de la economía tiene el potencial para crecer. Así que despréndase de su 401K, ahorros y otros productos financieros y compre alimentos no perecibles, agua y tal vez acciones de la industria del alcohol?

About the author:

Luis Miranda is the Founder and Editor-in-Chief at The Real Agenda. His career spans over 17 years and almost every form of news media. He attended Montclair State University's School of Broadcasting and also obtained a Bachelor's Degree in Journalism from Universidad Latina de Costa Rica. Luis speaks English, Spanish Portuguese and Italian.

Add a Comment