Nuevo Foco de Riesgo Biológico en América Latina | Tweets by @TheRealAgenda
Real Alternative. Real News.|Thursday, August 21, 2014
You are here: Home » Español » Nuevo Foco de Riesgo Biológico en América Latina

Nuevo Foco de Riesgo Biológico en América Latina 

POR LUIS MIRANDA | THE REAL AGENDA | 28 JULIO, 2012

Nadie puede ser demasiado cauteloso cuando se trata de una amenaza biológica, y no hay tal cosa como una instalación absolutamente segura cuando se trata de agentes patógenos peligrosos. El hecho de que un laboratorio sea construido y dado un determinado nivel de seguridad con el fin de autorizarlo como un local  equipado para recibir y analizar virus, bacterias y otros agentes biológicos no significa necesariamente que lo sea. Todos estamos de acuerdo que hay suficientes laboratorios biológicos en todo el mundo que se pueden utilizar para analizar y evaluar un organismo desconocido y determinar si representa una amenaza para la humanidad o no.

La historia de los llamados laboratorios de máxima seguridad que fueron el origen de fugas biológicas refuerza el hecho de que no hay lugares 100% seguros para jugar con microorganismos peligrosos, sobre todo cuando no hay necesidad de hacerlo. Aunque la evaluación de amenaza biológica es considerada como la mejor manera de prevenir las pandemias, ya que permite a los científicos estudiar con seguridad lo que un agente patógeno podría hacer a nosotros los seres humanos y otros seres vivos, uno tiene que preguntarse si el aumento del riesgo de mantener y manipular estos organismos vale la pena , o si la creación de nuevos laboratorios de biotecnología de alto nivel es aún necesario, dado el hecho de que numerosos accidentes han ocurrido.

El número de accidentes biológicos en laboratorios muy sofisticados, principalmente en los países desarrollados, causó la mayor parte de las más grandes pesadillas de la humanidad. En la mayoría de los casos, las enfermedades se estudian, a veces incluso se fabrican genéticamente bajo la premisa de que es necesario crear la enfermedad a fin de encontrar la cura. Esta situación se produjo cuando el virólogo Yoshihiro Kawaoka experimentó con alteraciones de los genes del virus de la gripe H5N1 para estudiar supuestamente su mutagénesis. Los resultados de los experimentos y los procedimientos utilizados para llevar a cabo esos experimentos se hicieron públicos meses después. En este caso, un nuevo agente patógeno altamente virulento fue creado y, a continuación se hizo público para que cualquier persona con conocimiento básico pueda probar por sí mismo.

A pesar de que la historia demuestra que los riesgos superan los beneficios, cuando se juega a ser Dios con patógenos peligrosos, los instalaciones de estudio se siguen abriendo en todo el mundo. En la mayoría de los casos, estos laboratorios son financiados por empresas privadas, tales como los grandes conglomerados farmacéuticos, sin embargo, en el mundo en desarrollo, el gobierno por lo general paga la cuenta. Tal es el caso de Costa Rica, donde el Instituto Nacional de Investigación sobre Nutrición y Salud (INCIENSA) ha inaugurado recientemente un laboratorio de contención de nivel III para estudiar y mantener organismos que representan riesgos biológicos. Aunque el laboratorio no tiene ninguna tarea urgente para asumir, salvo el estudio de casos de tuberculosis que existen a nivel local, los contribuyentes costarricenses tuvieron que contribuir con una gran parte de los ¢ 230 millones de colones, aproximadamente, 453.000 dólares.

La idea detrás de la apertura de los laboratorios biológicos, tales como el de Tres Ríos, Costa Rica, es que los científicos deben reducir el tiempo entre el descubrimiento de un nuevo organismo peligroso que es resistente a los medicamentos existentes y la creación e implementación de contramedidas médicas, al igual que vacunas y productos farmacéuticos nuevos. Sin embargo, como demuestra la historia, no hay tal cosa como una cura para los organismos creados artificialmente o de origen natural que pueden o no pueden causar pandemias. Décadas de investigación no han sido capaces de encontrar una cura para el SIDA, el SARS, la peste bubónica, el dengue, y así sucesivamente. Es por eso que el argumento de que la apertura de más laboratorios biológicos y la creación de microorganismos peligrosos a fin de salvarnos a todos de una pandemia en todo el mundo es simplemente errónea. La única meta que se ha logrado con el enfoque actual para hacer frente a la enfermedad es aumentar los beneficios económicos de las corporaciones farmacéuticas.

Hay dos razones por qué la investigación biológica, en la forma en que se lleva a cabo hasta hoy, es simplemente una pérdida de tiempo. En primer lugar, la investigación no puede ponerse al día con la evolución de los microorganismos y el diferente número de rutas que su evolución puede tomar. En pocas palabras, la ciencia está siempre un paso por detrás especialmente después de que los microorganismos han sido continuamente expuestos a antibióticos ineficaces. En segundo lugar, ¿de qué sirve tener cientos o miles de personas que participan de la evaluación e investigación biológica cuando los gobiernos de todo el mundo abiertamente conducen programas de experimentación biológica, a menudo en su propio pueblo? A menos que la ciencia descubra nuevas maneras de alcanzar efectivamente la evolución viral y bacteriana, por ejemplo, todo el dinero y los esfuerzos realizados en los laboratorios de nivel III o IV son simplemente una pérdida de tiempo y recursos. Además, si los gobiernos no deciden poner fín a la experimentación en sus pueblos o en personas de otras regiones del mundo, no tiene sentido invertir recursos en la investigación de tratamientos o curas.

A pesar de los esfuerzos para llevar a cabo investigación científica son bienvenidaos en el caso de Costa Rica, la verdad es que la tuberculosis es una de las enfermedades menos importantes en las que uno puede pensar cuando se habla sobre el estudio de patógenos peligrosos. Según la Organización Mundial de la Salud, Costa Rica tuvo solamente 14 casos de tuberculosis por cada 100.000 habitantes para los años de 2008, 2009 y 2010. “El país no contaba con un laboratorio hasta el momento y esto nos ayuda mucho, sobre todo para identificar la tuberculosis farmacorresistente”, dice Carlos Trabado, el Coordinador del Centro Nacional de Investigación de la Tuberculosis en Costa Rica. Como sucede en otros laboratorios de biotecnología de alto nivel, el nuevo laboratorio de nivel III en Costa Rica tendrá estudiantes universitarios como parte de la mano de obra. “La universidad ofrece a los estudiantes sólo una vaga noción, pero esto no es suficiente para trabajar aquí, así que les damos formación continua”, dijo Trabado. ¿Es realmente una buena idea permitir a estudiantes universitarios sin experiencia manipular amenazas biológicas, incluso con supervisión de un adulto?

Durante la época cuando la mayoría de las naciones ven el estudio de amenazas biológicas como una manera de crear agentes patógenos genéticamente modificados en lugar de verdaderamente encontrar las cura de las enfermedades existentes, cuál podría ser el resultado de que más y más países sigan abriendo  instalaciones para el estudio de riesgos biológicos para contrarrestar supuestas amenazas de enemigos o de los grupos terroristas que pueden o no poseer un arma biológica? ¿Si lo que se quiere es poner fín a todas las amenazas biológicas, no es destruir todos los agentes biológicos peligrosos con todas sus variedades y cerrar  instalaciones de alto nivel, desde donde uno de los agentes biológicos puede escapar o ser sacado por estudiantes universitarios sin experiencia o trabajadores deshonestos? Ha ocurrido en el pasado, no es así?

Esto no quiere decir que la investigación científica no deba llevarse a cabo. Lo importante es sopesar siempre los riesgos y los beneficios antes de iniciar un nuevo experimento o la apertura de un nuevo laboratório que mantendrá amenazas biológicas. Nunca puede haber demasiada cautela o conformismo cuando se manipulan agentes biológicos. Sin embargo, esa no es la idea que se obtiene del Sr. Trabado. “Los virus y las bacterias que que se mantienen aquí no pueden salir y si lo hacen saldrán ya muertos”, dijo Trabado. Es exactamente este tipo de confianza absoluta lo que causa la mayoría de los accidentes en lugares sensibles, como los laboratorios de contención de riesgo biológico. Recuerde que el nivel III es sólo un paso por debajo del nivel superior, que es el nivel IV.

La separación entre un patógeno peligroso contenido en un laboratório nivel III y la población se realiza mediante el uso de un mundao filtro HEPA, antes de que el aire utilizado en el interior del laboratorio se envíe hacia afuera. Los filtros HEPA de este tipo retienen el 99,97% de todas las partículas que son de 0,3 micras o mayor tamaño. Aunque la investigación científica en estos momentos parece estar centrada sólo en la tuberculosis, un verdadero laboratorio de nivel III puede manejar microorganismos mucho más peligrosos que pueden ser transmitidos a través de la inhalación, y de los cuales a menudo se necesitan dosis bajas para producir una infección masiva que puede causar enfermedad grave o potencialmente mortal. Entre ellos están el virus del Nilo Occidental, el virus de la encefalitis equina venezolana, virus de la encefalitis equina del oriental, coronavirus del SRAS, Salmonella typhi, Coxiella burnetii, virus de la fiebre del Valle del Rift, rickettsii Rickettsia, y el virus de la fiebre amarilla.

About the author:

Luis Miranda is the Founder and Editor-in-Chief at The Real Agenda. His career spans over 17 years and almost every form of news media. He attended Montclair State University's School of Broadcasting and also obtained a Bachelor's Degree in Journalism from Universidad Latina de Costa Rica. Luis speaks English, Spanish Portuguese and Italian.

Add a Comment

WP-SpamFree by Pole Position Marketing