|Wednesday, November 22, 2017
You are here: Home » Español » El Mundo se derrumba junto con Trump

El Mundo se derrumba junto con Trump 

Trump

Trump no tiene ni idea de lo que está haciendo en la Casa Blanca y está siendo asesorado por una cacofónica camarilla de aficionados.

El 21 de junio, el consejo editorial del Washington Post, un instrumento de propaganda que se cree que está trabajando con la CIA y el estado profundo, pidió más sanciones y más presión sobre Rusia.

Es suficiente pensar solamente un segundo para darse cuenta de lo malo que es este consejo.

La orquestada demonización de Rusia y su presidente comenzó a finales del verano de 2013, cuando el parlamento británico y la diplomacia rusa bloquearon la invasión planeada del régimen neoconservador de Siria.

Había que hacer un ejemplo de Rusia antes de que otros países comenzaran a hacer frente a Washington. Mientras los rusos se concentraban en los Juegos Olímpicos de Sochi, Washington realizó un golpe de estado en Ucrania, reemplazando al gobierno democráticamente electo por una banda de matones neanderanos cuyos antepasados ​​lucharon por Hitler en la Segunda Guerra Mundial.

Washington afirmó que había traído la democracia a Ucrania, poniendo los matones neonazis en control del gobierno.

Los matones de Washington inmediatamente comenzaron ataques violentos contra la población rusa en Ucrania. Los monumentos de guerra soviéticos fueron destruidos. El idioma ruso fue declarado prohibido de uso oficial.

Instantáneamente, los movimientos separatistas comenzaron en las partes rusas de Ucrania que habían sido administrativamente unidas a Ucrania por los líderes soviéticos.

Crimea, una provincia rusa desde el 1700, votó abrumadoramente para separarse de Ucrania y pidió reunirse con Rusia. Lo mismo ocurrió en las regiones de Luhansk y Donetsk.

Estas acciones independientes fueron malinterpretadas por Washington y los periodistas que luchan por Washington como una “invasión rusa”.

A pesar de todos los hechos en contrario, esta tergiversación continúa hoy. En la política exterior estadounidense, los hechos no forman parte del análisis.

El hecho más importante que es pasado por alto por el Washington Post y los miembros rusofóbicos del gobierno de Estados Unidos es que es un acto de locura pedir más castigo y más presión sobre un país con una potente capacidad nuclear militar y estratégica cuyo alto mando militar y el gobierno ya han concluido que Washington está preparando un ataque nuclear sorpresa.

¿Están los editores del Washington Post tratando de provocar el armageddon nuclear?

Si hubiera alguna información de inteligencia en el Washington Post, el periódico estaría instando a que el presidente Trump inmediatamente llame al presidente Putin con garantías y organice las reuniones necesarias para desactivar la situación. En su lugar, los editores absolutamente estúpidos instan a las acciones que sólo pueden elevar el nivel de tensión.

Debería ser obvio incluso para los idiotas del Washington Post que Rusia no se va a quedar allí, temblando en sus botas, y esperando el ataque de Washington.

Putin ha emitido muchas advertencias sobre la creciente amenaza de Occidente a la seguridad rusa.

Él ha dicho que Rusia “nunca volverá a luchar una guerra en su propio territorio.” Él ha dicho que la lección que él ha aprendido es que “si una lucha es inevitable, hay que atacar primero.”

Él también ha dicho que el hecho que nadie escucha sus advertencias hace la situación aún más peligrosa.

¿Qué explica la sordera de Occidente? La respuesta es la arrogancia y la arrogancia.

Como los medios de prensa son incapaces de razonar, haré su trabajo por ellos.

Pido una reunión inmediata cara a cara entre Trump y Putin en Reykjavik. La Segunda Guerra Fría, iniciada por Clinton, George W. Bush y Obama, debe terminar ahora.

Entonces, ¿dónde está el presidente Trump? ¿Por qué el Presidente de los Estados Unidos no puede hacer frente al desafío? ¿Por qué no es como Ronald Reagan? ¿Es, como dice David Stockman, que Trump es incapaz de cualquier cosa menos twittear?

¿Por qué el presidente Trump hace mucho tiempo ordenó que todas las interceptaciones de conversaciones rusas se reunieran, desclasificaran y se hicieran públicas?

¿Por qué no ha lanzado Trump un proceso penal contra John Brennan, Susan Rice, James Comey, y el resto de la escuadra que está tratando de destruirlo?

¿Por qué Trump se desarmó con una administración elegida por rusofóbicos e Israel?

Como David Stockman escribe, Trump “está en contra del Estado Profundo y “no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir a menos que pueda lanzar una ofensiva agresiva” contra aquellos que trabajan para destruirlo.

Pero no hay ofensiva de Trump “, porque el hombre no tiene ni idea de lo que está haciendo en la Casa Blanca y está siendo asesorado por una cacofónica camarilla de aficionados.

Así que no tiene un plan de acción excepto impulsivamente usar su cuenta de Twitter “.

Nuestro presidente twitea mientras que él y todos nosotros caminamos hacia la destrucción.

Traducción por Luis R. Miranda

About the author: Paul Craig Roberts

Paul Craig Roberts, former Assistant Secretary of the US Treasury and Associate Editor of the Wall Street Journal, has held numerous university appointments. He is a frequent contributor to The Real Agenda News. Dr. Roberts can be reached at http://paulcraigroberts.org

Add a Comment