|Saturday, July 21, 2018
You are here: Home » Español » El Racismo no Existe

El Racismo no Existe 

Racismo

Las palabras raza y racismo son construcciones sociales sin base para existir. De hecho, incluso las Naciones Unidas, en una declaración de 1950, decidió omitir el término ‘raza’ por completo.

Estoy seguro de que no estoy diciendo nada nuevo cuando digo que el racismo no existe.

De hecho, el racismo casi siempre se equipara con otras palabras, conceptos e ideas para que las personas creen un significado.

Según la mayoría de los diccionarios, el racismo es “la creencia en la superioridad de una raza sobre otra, lo que a menudo resulta en discriminación y prejuicio hacia las personas en función de su raza o etnia”.

Es en esta y en otras definiciones creadas artificialmente que subyace la falsedad del racismo.

Racismo: un concepto socialmente construido

El uso del término “racismo” no se ajusta fácilmente a ninguna definición porque, de hecho, solo hay una raza, la raza humana. Entonces, decir que alguien es racista sería decir que esa persona odia a todos los humanos.

El racismo es una construcción vacía derivada de una clasificación inventada por Carleton S. Coon, en 1962. Coon decidió inventar un concepto, que llamó Race o Raza, y luego dividió a los humanos en 4 grupos principales según su etnia: blanco / caucásico, mongoloide. / Asiático, Negroide / Negro y Australoide. Coons igualó los dos conceptos y es en este detalle que yace el error.

Además de esta clasificación, “no existe una clasificación universalmente aceptada para” “raza “, y su uso ha sido cuestionado durante décadas, precisamente porque el término raza describe homo sapiens con 99.99% de los mismos materiales genéticos. Esto significa que cualquier división formada por científicos o antropólogos es en gran medida subjetiva.

Los medios de comunicación, especialmente los liberales, usan deliberadamente la palabra “racista” para insultar a las personas que se oponen a ciertas prácticas políticas o sociales, como la tributación, la redistribución de la riqueza a través de los impuestos, la inmigración ilegal, el estado benefactor y numerosas políticas impuestas por el gobierno.

El discurso políticamente correcto, una práctica que también es promovida principalmente por liberales pero también por muchos conservadores, con la intención de censurar la libertad de expresión, juega el mismo papel que el usar la palabra “racista” para descartar el discurso u opinión de alguien.

Otros conceptos que se usan para significar lo mismo que racismo incluyen prejuicio, discriminación, xenofobia, etc., aunque conceptos como esos son completamente diferentes del racismo.

Solo hay una raza

Según Wikipedia, el racismo sirve de apoyo a una ideología que busca dividir a los humanos en grupos.

Esos grupos, explica la página, están organizados por el racismo de acuerdo con sus diferencias “debido a su comportamiento social y sus capacidades innatas, así como a la idea de que pueden clasificarse como inferiores o superiores”.

En otras palabras, señalar las diferencias sociales, económicas o cognitivas se considera racista. El problema con eso es que la sociedad está compuesta por grupos de personas de diferentes orígenes sociales y económicos con diferentes niveles de capacidad cognitiva.

Negar que existan diferencias de todo tipo entre los humanos e intentar evitar que las personas las señalen como tales, muestra un gran grado de ignorancia. Peor aún, obligar a la gente a no reconocer las diferencias o intentar hacer que todos sean iguales, homogéneos, en todas partes, es la única amenaza ideológica reconocible para la raza humana, la única raza que existe.

Dado que el racismo no existe, a menudo se ilustra con actos de violencia cometidos por alguien, que luego son etiquetados como racistas.

Más tarde, la violencia se iguala a la discriminación, la xenofobia y el prejuicio, que son conceptos que, a diferencia del racismo, se pueden ilustrar fácilmente.

Las personas que igualan todo al racismo con mayor frecuencia significan que cierto comportamiento o acción hacia una persona o grupo de personas es el resultado de la discriminación o prejuicio contra esa persona o esas personas debido a su origen étnico, origen social, económico y educativo, sin embargo, usan la palabra racismo en su lugar.

Puedes decir la misma mentira miles de veces, pero no por esto esa mentira será verdad

El llamado racismo es una de esas situaciones en las que se dice una mentira tan a menudo que con el tiempo se convierte en verdad para muchas personas y una vez que eso sucede, se vuelve casi imposible para esas personas ver la verdad.

Jorge Ramos, un presentador de noticias mexicano para Univision, se niega a usar el término “ilegal” al lado de “inmigrante” porque dice que no es moralmente aceptable decir tal cosa.

En el mundo de Ramos, las personas que ingresan a un país sin una VISA válida o que son acogidas como refugiados -alrededor de 30 millones sólo en los EE. UU .- son ilegales, pero no deberían identificarse con esa etiqueta, porque, según él, es moralmente incorrecto

Ramos culpa a los drogadictos estadounidenses por la epidemia de drogas en curso. Él dice que el problema de las drogas es culpa de Estados Unidos y que los inmigrantes ilegales están en suelo estadounidense por una cuestión de oferta y demanda y que negarle a los inmigrantes ilegales los mismos derechos que a las personas nacidas en suelo estadounidense, es un ejemplo de racismo.

Otros conceptos a menudo asociados o hechos equivalentes al racismo son la segregación y el supremacismo.

El supremacismo generalmente se asocia a personas blancas, por lo tanto se le llama de supremacía blanca, que se define como la creencia de que “una clase particular de personas es superior a otras y que debe dominar, controlar y subyugar a otras”.

Incluso la supremacía blanca no se puede equiparar con el racismo, aunque a menudo sí se le compara. Como su definición explica, es una creencia basada en las diferencias de clase, no en la raza.

Pensamientos finales

En resumen, el racismo no existe porque solo hay una raza, la raza humana. Los humanos son diferentes. La sociedad ha establecido una serie de conceptos para diferenciar a los seres humanos que tienen diferentes capacidades cognitivas, antecedentes sociales, etnias y afiliaciones políticas.

El deseo de evitar que las diferencias obvias sean señaladas es en sí mismo anti-humano, ya que todos fuimos creados y criados de manera diferente.

Más importante aún, el racismo se equipara a la xenofobia, la segregación, el prejuicio y otras construcciones sociales y políticas porque es un concepto o idea que no puede ser respaldado por la evidencia y la razón.

El uso de la palabra “racista” para describir a una persona que se opone a las opiniones de otra persona, un cierto conjunto de valores o normas o alguien que tiene su propia opinión, junto con el discurso politicamente correcto, son un intento de hacer que los humanos crean que es en igualdad que las personas pueden encontrar cohesión, armonía y paz, aunque es todo lo contrario.

Son nuestras diferencias religiosas, políticas, ideológicas, étnicas, sociales y cognitivas lo que nos hace únicos.

Las personas que piensan de manera diferente deberían tener la libertad de hacerlo y, con un poco de suerte, tener un argumento para respaldar sus puntos de vista. También deberían ser libres de dar su opinión sin ser excluidos.

Las personas que se oponen al punto de vista de otra persona, a la política, a las creencias religiosas, etc., deben ser libres de mostrar oposición, sin violencia.

Decir que alguien es ilegal no debe equipararse al racismo. Llamar a las cosas por su nombre no debe etiquetarse como racista. Decir que un país es un “lugar de mierda”, no se puede equiparar con racismo, especialmente si el lugar es en realidad una mierda.

Decir que las personas que cruzan una frontera ilegalmente están violando la ley y en muchos casos son traficantes de drogas, delincuentes, violadores, etc. no es racista, es un hecho.

Albergar a personas que violan las leyes de inmigración no es moral, así como no es inmoral llamarlos extranjeros ilegales.

Las personas que albergan a los infractores de la ley, especialmente aquellos que han cometido violaciones, robado propiedad o vendido drogas, también deben rendir cuentas.

La raza y el racismo son construcciones sociales sin bases para existir. De hecho, incluso las Naciones Unidas, en una declaración de 1950, decidió omitir por completo el término “raza” y en cambio clasificó a los humanos en “grupos étnicos”, lo que representa con mayor precisión a la sociedad. Esta división, sin emabrgo se basa en una característica: cultura.

About the author: Luis R. Miranda

Luis Miranda is an award-winning journalist and the Founder and Editor of The Real Agenda News. His career spans over 20 years and almost every form of news media. He writes about environmentalism, geopolitics, globalisation, health, corporate control of government, immigration and banking cartels. Luis has worked as a news reporter, On-air personality for Live news programs, script writer, producer and co-producer on broadcast news.

Add a Comment