|Friday, July 21, 2017
You are here: Home » Español » Un Golpe de Estado lento para reemplazar a Trump con Mike Pence

Un Golpe de Estado lento para reemplazar a Trump con Mike Pence 

Donald Trump

Los demócratas, con el apoyo de los medios de comunicación, intentan derribar a Trump por razones equivocadas.

Mostrando a Comey, el ex director de la CIA, John Brennan, Michael Rogers de la NSA, el ex DNI James Clapper, Jeff Sessions y otros ante los los comités del Congreso es parte de una trama diabólica.

Su objetivo es seguir vilipendiando a Rusia, junto con la desnaturalización y el debilitamiento de Trump, ambas estrategias sin causa justa: un plan de golpe de estado en cámara lenta para derrocar y reemplazar al presidente con su vice presidente, Mike Pence, quien puede ser fácilmente controlado.

Es un títere cómodo en la espera, tal vez parte de lo que está pasando, su ojo en el premio tal vez demasiado irresistible para no aceptar.

Todo el episodio sigue a numerosos y preocupantes disturbios en la historia de los Estados Unidos.

Incluyen la democracia de fantasía, la esclavitud, exterminar a los nativos americanos, las guerras imperiales sin fin, las cazas de brujas comunistas, perseguir a los musulmanes y los inmigrantes latinos, a Wall Street encima de la jerarquía corporativa que ejecuta las cosas, al sistema gulag global de la nación, la dureza del estado dirigida a los no creyentes – entre otras afrentas a la humanidad.

El martes, Jeff Sessions testificó acerca de la inexistente colusión entre el equipo de Trump y funcionarios rusos – todo esto compuesto sin una una pizca de evidencia que lo sugiera, sólo acusaciones sin fundamento y reclamos.

En la corte de la opinión pública, el equipo de Trump es culpable por acusación – la forma en que todos los estados policiales operan.

Sin pruebas creíbles de disputarlo, Sessions, en su discurso de apertura, dijo correctamente:

“Déjenme decir esto claramente, colegas. Nunca me he reunido ni he tenido ninguna conversación con rusos ni con funcionarios extranjeros sobre ningún tipo de interferencia con ninguna campaña o elección en los Estados Unidos. Además, no tengo conocimiento de ninguna de esas conversaciones por parte de nadie conectado a la campaña de Trump. Cualquier sugerencia de que participé o era consciente de la colusión con los rusos es una mentira espantosa y detestable”.

Antes de unirse a la administración Trump, como senador de Estados Unidos se reunió dos veces con el embajador ruso Sergey Kislyak y su contraparte de otros países.

También lo hicieron muchos otros miembros del Congreso – republicanos y demócratas. Es una práctica común, todas o al menos la mayoría de las naciones operan de la misma manera.

Cuando se le preguntó por qué se rehusó a investigar a Rusia (caza de brujas), citó el Reglamento del Departamento de Justicia 28 CFR 45.2, declarando:

Un “empleado que participa en un proceso penal con una relación personal … con una campaña política, estrechamente identificada con un candidato o un funcionario electo” debe recusarse a sí mismo.

Citando una antigua regla del Departamento de Justicia, explicó que “no puede discutir, confirmar o negar conversaciones privadas que pueda haber tenido con el presidente sobre este o cualquier otro asunto”.

Los episodios televisados ​​de la caza de brujas del congreso como el testimonio de Comey y ahora de Sessions son una ocasión para que los americanos presencien el abuso del poder de primera mano – para esos sabios de mucho entender.

Lamentablemente la mayoría culpa a las víctimas en lugar de los responsables. En términos de lo que está en curso ahora, elementos anti-Trump del Gran Estado, con Demócratas antidemocráticos y el apoyo de los medios de comunicación, tienen como objetivo derribar a Trump por razones equivocadas.

La idea de que su equipo coludió con Moscú para derrotar a Hillary es absurda. Si es cierto, la evidencia habría salido hace mucho tiempo, pero es imposible porque no existe.

Alegatos, insinuaciones y acusaciones son mentiras calvas. Sin embargo, millones de estadounidenses creen en ellas.

La mayoría piensa erróneamente que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales de noviembre pasado. Alrededor del 40% cree que el equipo de Trump coludió con Moscú – una acusación escandalosa de ignorancia pública.

Demasiado pocos comprenden que el juego final pasa por eliminar a Trump – haciéndolo demasiado débil para gobernar, forzando su renuncia, un golpe de estado anticuado, o medios más siniestros para sacarlo del cargo.

Es cómo funcionan todos los Estados malvados – América, con mucho, el peor. Su antigua historia deplorable habla por sí misma.

Traducción al Español por Luis R. Miranda.

About the author: Stephen J. Lendman

Stephen Lendman lives in Chicago. He can be reached at lendmanstephen@sbcglobal.net. His new book as editor and contributor is titled “Flashpoint in Ukraine: US Drive for Hegemony Risks WW III.” http://www.claritypress.com/LendmanIII.html Visit his blog site at sjlendman.blogspot.com. Listen to cutting-edge discussions with distinguished guests on the Progressive Radio News Hour on the Progressive Radio Network. It airs three times weekly: live on Sundays at 1PM Central time plus two prerecorded archived programs.

Add a Comment