|Sunday, March 24, 2019
You are here: Home » Español » Acuerdo de Migración de la ONU: El colapso de la civilización occidental

Acuerdo de Migración de la ONU: El colapso de la civilización occidental 


migración

La invasión de millones de inmigrantes a través del llamado Acuerdo Global de las Naciones Unidas para la Migración Segura, Ordenada y Regular es el último esfuerzo para colapsar la civilización occidental.

Bulgaria, Hungría, República Checa, Polonia, Eslovaquia y Bulgaria no firmarán el pacto. Tampoco lo harán los Estados Unidos de América, cuyo presidente, Donald Trump, sacó al país de una versión preliminar de este acuerdo el año pasado.

El Sr. Trump explicó que muchas de las disposiciones del acuerdo son “inconsistentes con las políticas de inmigración y refugiados de los Estados Unidos”.

Pero el acuerdo no solo es incompatible con la ley de inmigración de los Estados Unidos, sino con las leyes de inmigración en todos los países.

El lunes, muchos líderes mundiales firmarán, en Marruecos, un pacto para “proteger a los inmigrantes” y su “derecho universal a la salud y al bienestar”.

El problema es que no existe tal derecho. Se ha inventado como muchos otros privilegios creados por los globalistas en las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales.

Esta es una locura que beneficia a los países que son exportadores de inmigrantes, pero que es profundamente perjudicial para los países que son receptores de inmigrantes, especialmente los países en desarrollo.

Por esta razón, los principales países del mundo con crisis de inmigración, como Estados Unidos, Australia y Francia no firmarán el acuerdo.

Las razones por las que los políticos insisten en firmar el acuerdo vinculante son las presiones políticas de los idealistas que creen que inundar a Occidente con mano de obra no calificada hará que esos inmigrantes salgan de la pobreza extrema al tiempo que ayuda a las economías nacionales en general.

El acuerdo se vende como una iniciativa humanitaria que rescatará a millones de personas de la guerra, el hambre y la persecución.

En realidad, el único plan claro es derrumbar a las naciones occidentales rompiendo las espaldas de las personas de la clase media, destruir los sistemas de salud y dejar una superclase rica y poderosa en la cima de la pirámide y una clase extremadamente pobre abajo de este nivel.

Hay muchas razones para sentir sospechas sobre este nuevo intento de la ONU de implementar directivas globalistas. Estos son algunas de ellas:

  • Una vez que se firma el acuerdo, no hay posibilidad de ser revocado.
  • Los millones de personas que se verán favorecidas por este acuerdo ya no se llamarán inmigrantes o inmigrantes ilegales. Su nombre oficial será “refugiados”, una medida que busca validar a los inmigrantes económicos, que no huyen de la guerra o la persecución, sino que se convertirán en una carga para los sistemas nacionales de bienestar.
  • Los refugiados obtienen muchos beneficios, uno de ellos es, por ejemplo, que no pueden ser deportados a sus países, sin importar los delitos que cometan. Esta realidad es cierta en Alemania y Francia, donde los criminales inmigrantes violan, matan y roban con impunidad.
  • Los inmigrantes tienen derecho a elegir el país al que desean mudarse, y ese será su lugar de residencia, y el país receptor tiene la obligación de capacitarlos en todos los derechos otorgados por la firma del acuerdo.
  • El país receptor está obligado a cubrir todos los costos que tienen los nuevos inmigrantes, incluyendo vivienda, ropa, alimentos, seguridad, salud, etc.
  • Obligan a los medios de comunicación a presentar imágenes positivas de la ola de inmigrantes, con cero críticas contra ellos o contra el acuerdo. Las personas que critican la medida para traer numerosos migrantes pueden ser procesadas legalmente.
  • Los países receptores renuncian a la soberanía porque pierden el poder de regular los flujos migratorios.
  • Los inmigrantes mayores de 65 años estarán cubiertos con los programas de seguridad social existentes y los gobiernos anfitriones están obligados a otorgarles pensiones a las que nunca contribuyeron.

Uno de los puntos más importantes que generalmente se olvida es que las personas de países extremadamente pobres del tercer mundo son agentes para el transporte de enfermedades, lo que podría causar epidemias en Europa y América Latina.

Muchas de estas enfermedades han sido erradicadas durante años en Occidente, pero si se producen brotes masivos, los países que los acogen están obligados a brindar atención indefinida.

Aunque el acuerdo de la ONU se presenta como un plan completo con buenas intenciones, aunque ya sabemos que se trata de intereses globalistas, los resultados serán devastadores, ya que la mayoría de las naciones occidentales no tienen recursos suficientes para ayudar a sus pobres, sus enfermos y sus desempleados.

Imponer la inmigración masiva en Occidente generará inexorablemente una fuerte animosidad contra los inmigrantes, que tarde o temprano terminará en conflicto.

Eso no es una sospecha o una hipótesis, es una realidad que no llevará mucho tempo para materializarse. Solo hay que mirar a Francia y Alemania para entender que viene.

About the author: Luis R. Miranda

Luis Miranda is an award-winning journalist and the Founder and Editor of The Real Agenda News. His career spans over 20 years and almost every form of news media. He writes about environmentalism, geopolitics, globalisation, health, corporate control of government, immigration and banking cartels. Luis has worked as a news reporter, On-air personality for Live news programs, script writer, producer and co-producer on broadcast news.

Add a Comment