El cáncer no es una enfermedad y tampoco es una serie de enfermedades.

Contrario a lo que mucha gente piensa, el cáncer no es más que la forma en que el cuerpo pide auxilio cuando sufre de un estado de  toxicidad masiva. Esta es la razón por la que la quimioterapia y la radiación no son herramientas eficaces para tratar o curar el cáncer. De hecho, tanto la quimiterapia como la radiación aumentan la toxicidad.

El origen de altos niveles de toxicidad del cuerpo por lo general comienza cuando el hígado es incapaz de deshacerse de sustancias tóxicas que entran en el cuerpo humano. Prevenir el cáncer puede ser tan fácil como hacer una limpieza de su cuerpo, más específicamente, una  limpieza de su hígado.

Cuando las personas no llevan a cabo limpiezas frecuentes del hígado, así como otros órganos y, además, consumen productos procesados cargados con productos químicos, transgénicos, imitadores de estrógeno, pesticidas y herbicidas, entre otros, y el cuerpo no puede excretar estos productos químicos, los mismos se bioacumulan al punto de causar una reacción en cadena de multiplicación celular así como el crecimiento excesivo de muchas de estas células. El resultado es la aparición de bultos de tejido que son mejor conocidos como tumores.

Muchos de los ingredientes que pueden causar el cáncer se encuentran en los alimentos procesados y carnes rojas. La carne roja, aunque por una razón diferente, también promueve la toxicidad del cuerpo que puede o no convertirse en enfermedades como el cáncer. Las consecuencias de alta toxicidad también pueden manifestarse como fatiga, síntomas parecidos a la gripe, dolor de estómago o calambres, y una serie de otras advertencias.

La llamada predisposición genética, una supuesta condición entendida por muchos como una sentencia de muerte, puede o no ser un factor que causa el desarrollo del cáncer durante la vida de una persona. El hecho de que familiares hayan sufrido de cáncer no significa que una persona está destinada a tener la misma suerte. Hoy, la prueba genética para detectar la supuesta predisposición al cáncer u otras enfermedades es no concluyente.

Lo que se ha demostrado científicamente hasta hoy es que los ingredientes contenidos en carnes procesadas cansan cáncer y que el consumo frecuente de carne roja también causa el desarrollo de enfermedades tales como el cáncer.

Según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), la agencia de cáncer de la Organización Mundial de la Salud, una reciente revisión exhaustiva de la literatura científica muestra pruebas suficientes de que la carne roja es un desencadenante probable de cáncer colorrectal en seres humanos.

Además del cáncer colorrectal, la literatura también muestra asociaciones entre el consumo de carne roja y cáncer de páncreas y de próstata.

“Los expertos llegaron a la conclusión de que cada porción de 50 gramos de carne procesada comida a diario aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%”, dice el comunicado de prensa publicado por la OMS.

“Para un individuo, el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal debido a su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida. En vista del gran número de personas que consumen carne procesada, el impacto global sobre la incidencia de cáncer es de importancia para la salud pública “, explicó el Dr. Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías IARC.

Mientras tanto, el Dr. Christopher Wild, director del IARC, dice que “estos resultados apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública para limitar el consumo de carne.” Hizo hincapié en que los resultados de la última revisión de la literatura son importantes porque permiten a las personas llevar a cabo evaluaciones de riesgo, que a su vez pueden dar lugar a un camino claro hacia el equilibrio de los riesgos y los beneficios de comer carne roja.

La evaluación más reciente de la OMS también hace una distinción clara sobre lo que se considera la carne roja, por lo que la gente tiene una idea clara sobre que las carnes se deben evitar. “La carne roja se refiere a todos los tipos de carne de músculo de mamíferos, tales como carne de res, ternera, cerdo, cordero, cordero, caballo, y la cabra.”

Una diferenciación importante se hizo también sobre las carnes procesadas, que el informe identifica como las que han sido “transformadas a través del curado, la fermentación, el uso de sales, u otros procesos para mejorar el sabor o mejorar su conservación.”

Según la OMS, más de 8 millones de personas mueren cada año de cáncer. Las muertes por cáncer representan alrededor del 13% de todas las muertes en todo el mundo. IARC espera que las tasas de cáncer aumenten en un 70% en las próximos 2 décadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *