Un dictado popular dice que la única manera de predecir el futuro es creándolo, y eso es exactamente lo que entidades poderosas como las Naciones Unidas y los grupos que le apoyan están haciendo en este momento.

El futuro no está llegando, está aquí y si la ONU cumple sus planes, ese futuro puede ser la pesadilla más horrible jamás soñada. En esencia, será como hacer un viaje de vuelta a la Edad Media, con la excepción de que las personas que van a estar en la oscuridad serán las masas, no la élite que está al mando.

Muchos de los detalles contenidos en los planes para dar forma al futuro al gusto de la élite se mueve en torno a un movimiento ambiental falso que si en algún momento en el pasado fue fiel a los ideales de salvar la Tierra, ahora ha sido cooptado, comprado y pagado por … lo has adivinado, la élite en el poder.

No hay nada mítico sobre el paradigma de control actual. Hay una élite científica loca por poder que está decidida a despoblar el planeta tan rápido como pueda. Evidentemente, no nos dicen exactamente eso. Ellos lo dibujan, lo pintan y llevan a cabo su plan en forma de temas ambientales ficticios, como el calentamiento antropogénico y, más recientemente, el cambio climático. Otros temas incluyen la desigualdad y la justicia social.

En realidad, sin embargo, hay un solo resultado en el que se centran: prevenir el desarrollo de las sociedades que existen por debajo del paralelo cero y más allá de la civilización occidental. Al hacerlo, la élite y sus secuaces condenan efectivamente a esas personas a vivir en la pobreza y la miseria perpetua, lo que sumado a su plan para darles de comer alimentos transgénicos y evitar que accedan a los beneficios de la civilización moderna, en última instancia, terminarán matando millones de ellos.

La última figura en expresar la intención de las Naciones Unidas de despoblar el planeta a través de políticas ambientales es la Secretaria Ejecutiva de la UNFCC, Christiana Figueres. Al dirigirse a los estudiantes de la Universidad de la Escuela de Relaciones Internacionales y Estudios del Pacífico de California, explicó sus pensamientos acerca de la necesidad de un nuevo “contrato social”.

[quote style=”1″]Van a escribir el contrato social de este siglo. Contrariamente a los contratos anteriores, ese contrato tendrá que responder a las preocupaciones mundiales en igual medida, o incluso más, que las preocupaciones nacionales y locales. Tendrá que ser un contrato enriquecido por la integración de Norte y Sur, Este y Oeste, y profundamente informado por la interacción entre los desafíos globales y preocupaciones nacionales. Tendrá que ser un contrato basado más en la colaboración que en la competencia. Tendrá que ser un contrato guiado por la solidaridad y la igualdad. [/quote]

De acuerdo con la mayoría de los globalistas, las necesidades mundiales están por encima de las necesidades y las leyes nacionales, por lo tanto, los países deben entregan su soberanía y dejar de lado las necesidades de sus ciudadanos para “colaborar” con la comunidad internacional. También es su creencia que el planeta debe ser visto gobernado como una sola unidad, con un gobierno centralizado, poderoso y compuesta por tecnócratas no elegidos que pueden dictar normas y directivas a las burocracias nacionales.

Su plan incluye borrar las fronteras nacionales y el uso de las diferencias culturales para inflamar las sociedades libres hasta que estas colapsen. Los globalistas del tipo de Figueres creen que un mercado competitivo es injusto y que sólo un gobierno centralizado con el poder de decidir el destino de todas las personas estará en condiciones de gobernar sobre todos los demás a la perfección. Con el fin de hacer que su plan parezca esperanzador e inofensivo, los globalistas a menudo igualan la rendición de la libertad a la solidaridad y la igualdad.

Otro juego mental que a los globalistas también les gusta jugar es hacer que parezca como si el ciudadano medio tendrá algo que decir sobre cómo un gobierno mundial funcionará y que sus sugerencias y preocupaciones serán tomadas en cuenta.

[quote style=”1″]A través de sus decisiones también podrán determinar el diseño de la impresionante infraestructura del siglo XXI, la infraestructura que es casi inimaginable para nosotros hoy. Será construida para transformar la forma en que vivirán, se alimentaran, emplearan y transportaran nueve mil millones de personas pese a la creciente incertidumbre del clima. [/quote]

Hacer que su plan parezca inclusivo es una de las técnicas más exitosas empleadas por la elite para que todos les apoyen. Es así que los incautos miembros de las masas ignorantes no podrán entender el objetivo real. Después de todo, ¿quién podría estar en contra de poner fin a la desigualdad o la promoción de la inclusión social?

Como informamos ayer, las Naciones Unidas, aunque aparentemente débil e ineficaz, está engullendo poco a poco más y más poder a través de sus diversas organizaciones asociadas, tales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Mundial del Comercio (OMC), el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional(FMI) y las múltiples uniones políticas y económicas regionales que ahora gobiernan sobre los Estados-nación, como la Unión Europea, la Unión Africana y la Unión Asiática, por citar algunas.

Estas organizaciones, en virtud del poder conferido en ellas por parte de sus Estados miembros, están en completo control de aspectos muy delicados de la civilización humana como la salud, la nutrición, el comercio, las finanzas y el ambiente.

Según Figueres, la medida del desarrollo del siglo 21 ya no se basará en el empleo o los ingresos, sino en “la sostenibilidad del medio ambiente y el bienestar social”. Es decir, las personas serán súbditos del gobierno global y como tal se les limitará en lo que pueden hacer, donde pueden ir, lo que pueden comer, y todo lo que hacen se basará en un programa de completa dependencia del gobierno. En pocas palabras, las personas que no sean asesinadas por extremistas ambientales de la ONU serán esclavos del gobierno.

Figueres también trató de llamar a la masa de estudiantes a actuar, mientras intentaba desviarles de la razón más importante de su existencia: su individualidad.

[quote style=”1″]… les recuerdo que ustedes no son sólo individuos, sino que son parte de la sociedad en general, uno en medio de la gran transformación. Ustedes tienen el poder de crear su propia realidad personal, pero también tienen el poder – de hecho la obligación – para crear la sociedad en la que desean vivir.[/quote]

La verdad no puede ser más diferente de lo Figueres señaló en su discurso. La humanidad ha sido socialmente, económicamente y ambientalmente ingeniada por décadas, y la élite no tiene mucho interés en ceder una sola pulgada en su búsqueda por el poder total.

El momento actual es el ejemplo más claro de su fracaso por supuestamente lograr el futuro brillante que Figueres mencionó en su discurso. La misma élite ha estado en el poder durante más de cien años, sin embargo, sus miembros han sido incapaces, o no han estado dispuestos, a ofrecer algo mejor que varias generaciones de un estado de guerra perpetua, pobreza, balcanización social y cultural y la destrucción del medio ambiente.

¿Qué podría hacer que alguien piense que estas mismas personas están listas para librarnos de los males que han estado cocinando por más de un siglo? De hecho, sus documentos y libros dicen exactamente lo opuesto. Lo que la élite quiere es tener un control total sobre todos los recursos del planeta y establecer una dictadura científica global, y su marcha hacia ese objetivo está yendo justo como lo planearon.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

The TB pandemic that nobody sees, but that kills millions a year

  31.8 million people will have died by 2030 if tuberculosis is…

Singapore goes full 1984

In uncertain times, Singapore leaves no room for doubt about its commitment…