La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, ha hecho su última fechoría antes de dejar el poder en Mayo próximo.

Ella ha, literalmente, regalado Costa Rica a los intereses neoliberales que con más velocidad absorben América Latina.

La entrada del país a la Alianza del Pacífico, la cual se espeja en el acuerdo firmado por Estados Unidos, conocido con la Transpacific Partnership (TPP), hace mucho más accesible la reconquista del continente por parte de España y Francia.

Si el TLC fue una mala noticia para Costa Rica, la Alianza del Pacífico es el TLC 2.0 impulsada originalmente por Estados Unidos para asegurarse que los recursos del continente queden en sus manos, los de España y Francia.

La idea de que una nueva aventura comercial como esta es beneficiosa para Costa Rica fue inventada por los mismos cómplices corporatistas que en el pasado reciente glorificaron los supuestos beneficios del TLC con Estados Unidos.

Ni siquiera los supuestos países considerados como socialistas o comunistas se han salvado de caer en el saco de la reconquista imperialista. Ecuador y Venezuela acompañan a países como Argentina, Bolivia, Brasil,  Uruguay, España, Costa Rica, Japón, Australia, Nueva Zelandia, Canadá, y Guatemala.  Francia, El Salvador y Panamá aspiran a serlo.

Esto para que sea entienda que el tal movimiento bolivariano en el cono sur no es más que una mentira y una distracción para ablandar a los pueblos que todavía creen en revoluciones lideradas por compinches como Nicolás Maduro, Evo Morales, Cristina Fernández, Laura Chinchilla y Barack Obama, entre otros.

Esta nueva alianza garantiza ventajas sin límites a los imperialistas españoles y norteamericanos, tales como la libre circulación de sus bienes y servicios, mientras que los otros países del continente son tienen menos derecho a vender sus productos en mercados extranjeros.

La Alianza del Pacifico es una paso más en la apertura sin límites de las fronteras que muchos creen es la solución para terminar con la desigualdad en el mundo.

Los neoliberales que promueven la centralización del poder económico y político y la concentración de recursos en las manos de los oligarcas corporativos han impulsado la apertura comercial y política desde por los menos 1945, con la intención de, según ellos, evitar conflictos por esos mismos recursos entre las poblaciones, al tiempo que ellos azotan el planeta con guerras, especulación económica, y la compra de favores políticos que han causado tantas muertes que hay que preguntarse si no sería mejor salvar la soberanía de las naciones, la cual los neoliberales han erosionado al punto que los países están ahora en las manos de Alianzas, Asociaciones, Fundaciones, y otros organismos internacionales que no responden a las leyes existentes en ningún lugar del mundo.

Cualquier presidente que sea electo en Costa Rica o en cualquier país del área no tendrá credibilidad a menos que retire a su país de esta y otras asociaciones ilícitas firmadas con el único propósito de minar la soberanía de los Estados-nación y de someterse a las demandas de un gobierno internacional.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

Las víctimas de la Plandemia somos los que estamos vivos

El 80 por ciento de los muertos atribuidos a la plandemia son…

El virus es real, la pandemia no tanto

Al igual que el virus, todos los que difunden mentiras sobre COVID…

Black Lives Matter y Antifa se apoderan de Brasil

  Era de esperarse. La violencia usada con tanto éxito en los…