Traducción Luis Miranda
NaturalNews.com
28 de noviembre 2011

Australia tiene un porcentaje muy elevado de niños vacunados a la edad de cinco años. Sólo el 11% no están vacunados a los cinco años de edad. El gobierno australiano ha creado incentivos económicos para obligar a los padres a vacunar a sus hijos. Sin embargo, el gobierno australiano no está contento con lo que ha hecho.

La Mafia Médica de Australia

En Australia, los padres reciben 726 dólares por niño en el Beneficio Tributario Familiar (FTB) al final del año. Para recibir los beneficios ahora, los padres tendrán que presentar pruebas de que sus hijos fueron vacunados. Así que si un padre se niega a dar su consentimiento a que su hijo se vacune, el crédito dado a la familia sería cortado en 2.178 dólares.

Mientras tanto, las familias que no vacunan a sus hijos se les prohíbe recibir beneficios de cuidado infantil y mejores precios en tratamientos y medicinas. El programa de beneficios ofrece asistencia a las familias de menores ingresos. Los descuentos están disponibles para cualquier nivel de ingresos familiares para pagar la mitad de los gastos médicos anuales de los niños hasta un máximo de $ 7500.

Este sistema sustituye antiguo soborno de $ 129 para cumplir el calendario completo de vacunación en niños con edades de entre dos y cinco años. Los sobornos y las dos restricciones a los beneficios parecen haber funcionado con la mayoría de los padres. Sin embargo, el gobierno no está satisfecho con este alto porcentaje.

Este último mandato de chantaje financiero viene, al mismo tiempo que el calendario de vacunación infantil se ha hecho más severo. La vacuna triple vírica (sarampión, paperas, rubéola), tres en una sola dosis será cuatro en uno con una vacuna contra la varicela añadida. La misma será administrada a los 18 meses en lugar de la lista anterior de MMR a los cuatro años de edad.

Así que el 89% de los niños australianos han recibido todas las vacunas requeridas a los cinco años de edad, y una encuesta hecha por el Australia Herald Sun muestra que un 60% está a favor de sancionar a los padres que no vacunan a sus hijos. Está Australia marcando el ritmo de un mundo de “zombies vacunados”?

La ficción de protección

Convencer a los ciudadanos interesados que las enfermedades son tratadas o curadas con sólo vacunar al 90% de una población determinada, es una idea ampliamente divulgada por los defensores de las vacunas. Sirve para aislar a quienes no quieren ser vacunados para que se sientan culpables por negarse. Y es falso al menos en tres puntos.

El primer punto es que han habido varios casos, a nivel internacional, de sarampión y brotes de parotiditis en las escuelas u otros grupos cuyos miembros fueron vacunados en un 90%. He aquí un ejemplo.

El segundo punto es el siguiente: si las vacunas realmente funcionaran, ¿de qué hay qué preocuparse? Parecería que un niño vacunado debe permanecer incólume entre los niños con alguna enfermedad para la que él o ella ha sido vacunado. Pero, en realidad, lo contrario es a menudo el caso.

Un niño vacunado con virus vivos atenuados puede arrojar muchos de esos virus durante 20 días después de ser vacunado. Ese niño se convierte en un ente contagioso involuntario! En 1976, Jonas Salk creador de la vacuna original contra la poliomielitis con las cepas de virus muertos, declaró que una vacuna de virus vivo de polio oral había sido la fuente de la mayor presencia de la poliomielitis desde 1961.

En tercer lugar, en 1976 el presidente de EE.UU. Gerald Ford lanzó públicamente un programa de vacunación contra la gripe porcina y supuestamente se vacunó en público. Ese año, un susto por la epidemia de gripe porcina se basó principalmente en un soldado que había caído muerto durante una marcha forzada mientras estaba supuestamente imunizado contra la gripe.

Varios miles de estadounidenses siguieron el consejo de la FDA y la CDC y se vacunaron para “detener la gripe porcina.” Pero hubieron tantas reacciones adversas, incluyendo el síndrome de Guillain-Barré, que el programa de vacunación tuvo que ser detenido, dejando a la mayoría de los estadounidenses sin vacunas.

Sin embargo, la gripe porcina no se extendió a los millones de personas no vacunadas después de que el programa de vacunación fue detenido en 1976.

Fuentes de este artículo son:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

Las víctimas de la Plandemia somos los que estamos vivos

El 80 por ciento de los muertos atribuidos a la plandemia son…

El virus es real, la pandemia no tanto

Al igual que el virus, todos los que difunden mentiras sobre COVID…

Black Lives Matter y Antifa se apoderan de Brasil

  Era de esperarse. La violencia usada con tanto éxito en los…