Todos, desde el Papa hasta el Partido Republicano ha mostrado oposición a Donald Trump para que este sea el próximo presidente de los Estados Unidos.

Los que se oponen a él, advierten sobre su intolerancia, su racismo, xenofobia y las declaraciones discriminatorias contra las minorías, las mujeres y los hispanos, entre otros. Todas esas acusaciones son falsas.

Cualquier persona con una mente abierta lo entendería. Si usted está interesado en saber lo que dijo Trump en comparación con lo que se informa por los medios de comunicación, vea esta presentación.

Si después de ver la presentación anterior, todavía piensa que Trump no es la mejor opción para la presidencia de Estados Unidos, es una buena comprenda entonces cuáles son las alternativas a Donald Trump.

En este momento, existen tres alternativas aparentes, aunque todas ellas son una y la misma. La primera es Ted Cruz, que sólo puede convertirse en el candidato republicano si el partido decide robar la candidatura de Trump en una convención abierta.

Esta posibilidad ha sido difundida por miembros del partido Republicano. Si se lo perdió, escuche a Curley Haugland, un delegado republicano, que explicó que es el Partido Republicano escote al candidato, no los votantes.

El problema con Cruz es que él es un candidato apoyado por los banqueros y los líderes del partido. Cruz ha recibido contribuciones de la industria bancaria y también tiene el apoyo de los neoconservadores tradicionales como Jeb Bush y Marco Rubio.

Los analistas políticos explican que el señor Cruz es un hijo político de la dinastía Bush. Su esposa solía trabajar para Goldman Sachs, el banco que prestó dinero a Cruz para financiar su campaña política. Así que la primera alternativa a Trump es un candidato que será más de los mismo. La elección de Cruz no sería nada mejor que elegir a Bush, Rubio, Hillary o Romney.

La segunda alternativa a Trump es un candidato que sería nombrado directamente por el Partido Republicano. En caso de que no haya oído, los republicanos están trabajando duro en un plan para robar la candidatura de Trump durante la convención en Cleveland.

Los jefes del partido, que representan intereses corporativos, deciden quien es elegido al más alto cargo en Estados Unidos. Las elecciones son una farsa. Los votantes no tienen nada que decir al respecto.

El 17 de marzo, el Washington Post publicó un artículo sobre como miembros del Partido Republicano se reunieron en secreto para discutir la forma de socavar la campaña de Trump – incluyendo un posible “desafío” con una candidatura de fuera de los partidos tradicionales.

No están preocupados por su agenda como candidato republicano o titular del cargo más alto del país, sino sobre su capacidad para controlarlo.

George W. Bush fue el presidente ideal – intelectualmente deficiente, incapaz de razonar analíticamente, cerrado de mente y simplista, fácilmente controlable, necesitando otros a su alrededor para hacer su ayudarle a pensar y tomar decisiones.

Trump es peligroso. Él tiene una mente propia. No se convirtió en un multimillonario sacando provecho de los éxitos de los demás.

Según el Washington Post, “tres personas familiarizadas con las conversaciones secretas dijeron que los participantes se mostraron desanimados y pesimistas,” sobre como parar a Trump.

“Un bloque de participantes argumentó que se podría trabajar para impulsar a Cruz durante lo que queda de las primarias” y así prevenir que Trump gane una mayoría de delegados, asegurando su nominación, lo que permitiría tener una convención abierta.

Una declaración publicada en nombre de los agentes del poder del GOP dice “animamos a todos los ex candidatos republicanos a no apoyar a Trump, sino a unirse contra él …”

Otras reuniones se llevaron a cabo antes, con el plan de nominar a cualquiera menos a Trump.

El consultor político de toda la vida, estratega y asesor de Trump, Roger Stone, cree que su campaña puede terminar en derrota. “Olvídese que los jefes del partido le van a conceder la victoria” si gana la mitad o más delegados del Partido Republicano, dijo.

“Han cocinado una estrategia … para robar los delegados”, por lo que va a caer por debajo de apoyo suficiente para la nominación en la primera ronda. Ellos encontraron la manera de mentir, engañar y robar a Trump para que no tenga los delegados suficientes y así forzar una segunda vuelta “.

Stone explicó el esquema que ve que se desarrolla en detalle. Si tiene razón, los jefes del partido harán cosas para asegurar una convención abierta, permitiendo que se elija a un candidato que ellos controlan, haciendo caso omiso de la popularidad de Trump y de los votantes que lo apoyan.

“No hay que engañarse”, dice Stone. “El gran robo ya ha iniciado.” Queda por ver si Trump puede frustrarlo.

La tercera alternativa a Trump es Hillary Clinton, la candidata demócrata que también es controlada por Wall Street y a la cual le han dado más dinero que a cualquier otro candidato.

No hay mucho que necesita ser dicho de ella, porque el público sabe quién es, que ha hecho y que quiere hacer como presidente. En pocas palabras, Hillary Clinton es un pelele de Wall Street y una amenaza para la paz mundial en la misma forma que Barack Obama ha sido por casi 8 años.

Su récord despreciable como primera dama, senadora y secretaria de Estado expuso su villanía – revelando el sueño de guerra de los especuladores militares. Ella es una favorita de Wall Street.

Un artículo anterior explicó el porque Hillary le encanta a Goldman Sachs. Una transcripción filtrada de su discurso dado en junio de 2013 a los jefes del banco reveló comentarios nunca antes vistos.

Dijo que el trabajo productivo por los estadounidenses comunes no es responsable por el éxito del país. “Es el resultado del trabajo de Wall Street, su inversión, el crédito y la gestión económica.”

“La magia financiera del Wall Street … es lo que hace grande a Estados Unidos”, afirmó ella, omitiendo cómo Goldman Sachs y otros estafadores de Wall Street operan – ganando dinero al robarlo por medio de estafas a los inversores, la manipulación de los mercados, el soborno de funcionarios políticos y otras prácticas similares.

Como primera dama, instó a su esposo Bill a bombardear Belgrado. Ella orquestó guerras premeditadas de Obama en Libia y Siria, violando y destruyendo ambos países, con el apoyo desnudo y la agresión de Bush en Afganistán e Irak.

En una reunión de recaudación de fondos en Long Beach, CA, Hillary  comparó a Putin, quien permitió a Crimea volver a Rusia, de conformidad con el derecho internacional, a “lo que Hitler hizo en los años 30,” que precede la Segunda Guerra Mundial.

Ella lo acusó de querer recuperar el control sobre las antiguas repúblicas soviéticas y los países del Pacto de Varsovia. No hay evidencia que sugiere que esa sea la intención.

Es más probable que ella se enfrente a Rusia militarmente que cualquiera de los otros aspirantes presidenciales repugnantes, posiblemente corriendo  el riesgo de una Tercera Guerra Mundial para servir su agenda.

Los editores del New York Times respaldaron su candidatura, reinventaros su registro público deplorable, su criminalidad y no exigieron la rendición de cuentas, sino que la elogiaron.

El Times está llamando su visión diabólica “fuerte”, diciendo que es la retórica de su campaña lo que es “ampliamente popular.” En realidad, las promesas de Hillary son hechas para ser rotas, sirviendo intereses monetarios exclusivamente a expensas de cambio social real.

El Times es un megáfono de Clinton, parte de su campaña, ignorando su villanía, inventando un personaje inexistente – ridículamente alegando que ella es “heredera de una tradición de gobierno bipartidista de enorme éxito.”

Hemos dicho antes que el sistema político de los Estados Unidos es muy corrupto para repararlo, es un estado fascista de un solo partido con dos alas, al mismo ritmo en todas las cuestiones importantes, que sirve exclusivamente a los intereses monetarios, y que cierra el paso a las alternativas independientes responsables, mientras libra interminables guerras de agresión.

Una presidencia de Clinton es la peor de todas las opciones deplorables. WW III puede seguir.

Otra advertencia a la próxima elección es la intervención de personas ajenas como George Soros, el colaborador nazi que financió la destrucción de Ucrania y que también está detrás de la última ronda de ataques violentos contra los seguidores de Trump en Chigago. Grupos apoyados por Soros han advertido que llevarán a cabo ataques contra Trump y su campaña por todo el país.

Pero, ¿quién es exactamente George Soros?

Soros representa el mal puro, una de las figuras más famosas del mundo.

Es un estafador internacional notorio, conocido por aprovecharse de la miseria humana, apoyando revoluciones y guerras para servir a sus intereses.

El Fiscal General de Moscú llama a sus fundaciones de asistencia Open Society Institute y el Instituto de la Sociedad Abierta “amenazas para la seguridad nacional de Rusia y el orden constitucional.”

Sus grupos son subversivos, lo que socava las libertades fundamentales, que figuran como organizaciones extranjeras indeseables en Rusia por una buena razón. Están prohibidas de apoyar a partidos políticos, pero tienen libertad para dedicarse a otras actividades.

Soros amenaza a las libertades democráticas en todo el mundo. Él apoya a la diosa de la guerra, y la favorita de Wall Street, Hillary Clinton, vertiendo millones de dólares en su campaña.

Al mismo tiempo, es militantemente anti-Trump. Sus rufianes interrumpieron su marcha en Chicago, avivando la violencia, haciendo que fuera cancelado por razones de seguridad.

Los violentos han sido perjudiciales en otros eventos de Trump, usando tácticas sucias para activar los votantes contra él – no por las opiniones que son vistas como racistas y otros puntos de vista que son denunciados como extremistas, sino por su preocupación de no ser capaz de controlarlo.

Soros planea días de protestas contra el Trump en abril. Su campaña antidemocrática, una “Primavera Democrática” que fue primero sugerida por Al Gore, está programado para el 2-18 de abril.

Soros afirma que se trata de salvar la democracia de Estados Unidos que él deplora, trabajando activamente en contra de sus valores en todo el mundo, ya que entran en conflicto con sus intereses depredadores.

Él apunta a “las mayores acciones de desobediencia civil en una generación con el falso pretexto de salvar la democracia” que según él, está en “crisis”, porque está “dominado por multimillonarios e intereses de los ricos que pueden gastar cantidades ilimitadas de dinero en política y campañas para proteger sus intereses especiales a expensas generales “. Eso mismo es lo que hace Soros.

A partir de mediados de marzo de 2016, Forbes estima que la riqueza de Soros suma $24,9 billones, la de Trump en $4.5 billones, quien en gran medida está auto-financiando su campaña. Trump ha gastado inmensamente menos que Hillary Clinton, Ted Cruz y las campañas fallidas de otros aspirantes republicanos de alto perfil han gastado.

Soros gasta miles de millones de dólares para actividades perturbadoras que sirven a sus intereses en todo el mundo. Su esquema de abril pretende movilizar a miles de vándalos anti-Trump.

Las protestas comenzaran en la Campana de la Libertad, en Filadelfia, para  marchar al Capitolio de Washington – apoyados y financiados por Soros y su organización MoveOn.org, los jefes de sindicatos corruptos y otros elementos dudosos.

Él quiere que la democracia sea subvertida, no salvada para que Hillary Clinton y otros candidatos que controla sean elegidos a puestos altos.

Su agenda está en estado puro. Una vez Soros dijo “necesitamos un sheriff global.” Tal vez él se tiene en mente a sí mismo.

La realidad acerca de las alternativas a Donald Trump es que no hay otra alternativa. Es Trump o más de lo mismo.

Si quiere empezar a comprender porqué Donald Trump es odiado por el establecimiento, eche un vistazo a este clip por Kit Daniels; y más que nada, empiece a pensar por sí mismo y deje de repetir lo que se oye en los medios de comunicación convencionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

The TB pandemic that nobody sees, but that kills millions a year

  31.8 million people will have died by 2030 if tuberculosis is…

Singapore goes full 1984

In uncertain times, Singapore leaves no room for doubt about its commitment…