Las listas negras están lejos de ser ideas de ficción.

Europa es el caso más reciente en el que los burócratas intentan crear listas de exclusión aérea para acosar a personas inocentes.

Los refugiados de la guerra no entran en Europa a través de vuelos comerciales y tampoco lo hacen los supuestos yihadistas que son una “amenaza a la paz ‘. Sin embargo, la corriente de afluencia masiva de personas procedentes de Oriente Medio ha proporcionado la excusa conveniente para los burócratas europeos para llevar a cabo un nuevo impulso en la adopción de más medidas propias de un estado de sitio. Entre ellas, hay un proyecto para crear una lista negra de pasajeros.

Ahora mismo, los ministros de Interior Europeos están analizando la posibilidad de suspender el Acuerdo de Schengen -ellos dicen que será por dos años, aunque es probable que será para siempre- y en su lugar crear una lista negra de pasajeros en la que, según ellos, los gobiernos podrían incluir nombres de presuntos sospechosos de terrorismo.

En Estados Unidos se adoptó una medida similar, que todavía está en funcionamiento, y que resultó en un sinnúmero de personas inocentes siendo acosadas a causa de la estupidez de algunos políticos que creen que tener una lista negra de presuntos sospechosos hará que su país sea más seguro del terrorismo. Bebés, niños y ancianos son parte de la lista de sospechosos estadounidense, y muy pocos o ninguno de los supuestos terroristas están en ella.

De hecho, en Estados Unidos el FBI es bien conocido por ayudar a los sospechosos de terrorismo a abordar aviones. El FBI incluso proporciona documentación falsa o simplemente envía agentes a las puertas de embarque de los aeropuertos con los sospechosos demandando que se les permita abordar.

Lo absurdo de una lista negra de pasajeros es que ningún terrorista criminal entra en un país a través de los medios tradicionales de transporte, porque es obvio que la policía va a estar buscándolos. Por lo tanto, es conveniente preguntar, ¿por qué Europa, quiere crear una lista negra de pasajeros?

La respuesta es la misma a la pregunta de por qué la NSA o GHCQ necesitan recoger datos en masa para combatir el terrorismo. Lo hacen porque la vigilancia masiva es clave en el control de la población.

Es pertinente recordar que, a pesar de todas las medidas de seguridad implementadas después del 9/11 en todo el mundo occidental, los presuntos terroristas se las arreglaron para llevar a cabo actos terroristas en Londres, Francia, Turquía y muchos países de África. En otras palabras, el estado de sitio, que se dice que existe para nuestro propio bien, es una pieza inútil de maquinaria de espionaje.

Los ministros europeos son la cara de un nuevo proyecto para colocar una etiqueta electrónica en cualquier persona que utilice el transporte aéreo porque de acuerdo con los que apoyan el espionaje indiscriminado, Europa se enfrenta a una crisis sin precedentes en varios flancos paralelos: la afluencia de refugiados y la lucha contra el terrorismo son dos de ellos, alegan.

Los ministros están utilizando los ataques del 13 de noviembre en París para pedir apoyo para el nuevo proyecto de la lista negra.

Los 28 ministros estudiarán la activación de uno de los artículos del Código de Schengen, con lo cual 26 países de la UE tienen plena libertad de circulación de las personas, para que los Estados introduzcan controles en las fronteras interiores de hasta dos años.

Esto parece razonable porque suena como si las naciones estuvieran recuperando algo de poder para controlar sus fronteras, sin embargo, es sólo una trampa para que la mayoría de los miembros de la UE acuerden la creación de la lista negra.

Bruselas, en el marco de la lucha contra el terrorismo, quiere dar un papel más destacado a Europol, que es el equivalente de la Interpol.

La UE tiene como objetivo garantizar un “régimen de protección de datos sólido a Europol”, según un comunicado, para garantizar la plena independencia y actuar de manera eficaz en los países miembros. En otras palabras, los ministros quieren convertir Europol en una versión europea de la NSA o GHCQ para que pueda espiar todas las comunicaciones de los estados miembros.

No es sorprendente que Francia sea el principal promotor de la iniciativa de la lista negra, el mecanismo por el cual todos los estados miembros enviarán datos privados de sus ciudadanos a una base de datos centralizada, especialmente sobre las personas que viajan en avión.

La nueva lista negra será clave en la persecución y detención de disidentes políticos, especialmente aquellos que se oponen al proyecto de la Unión Europea, quienes serán sin duda etiquetados como terroristas o simpatizantes del terrorismo por no apoyar medidas de pre-crimen, tales como la iniciativa de la lista negra.

Según los informes europeos, hay poca oposición a la lista negra y los ministros están trabajando en los detalles antes de presentar el plan para su votación. El debate se centra ahora en cuánto tiempo los datos personales permanecerían almacenados.

Francia, el principal promotor, aboga por un almacenamiento de 12 meses, una opinión compartida también por España, según el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

“Si el Parlamento pide seis meses y le sugerimos 12, se puede llegar a un acuerdo. Existe virtud en la negociación”, ha subrayado el ministro español.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

The middle class that vanished

  One of the giants of the South experiences the highest rates…

The TB pandemic that nobody sees, but that kills millions a year

  31.8 million people will have died by 2030 if tuberculosis is…