Una nación para toda la humanidad, viviendo en paz, equidad y justicia, respetuosa de las diferencias, unidos en propósito y tratando la naturaleza como un jardín sagrado.

Prefácio:

Los gobiernos nacionales y las organizaciones internacionales se han desviado de su propósito y ahora tratan a las personas como mercancías a ser usadas y abusadas, son simples votantes que son engañados, y evaluados como enemigos potenciales a ser espiados, censurados, controlados y castigados. La sociedad del Nuevo Orden Mundial es militarista, inestable, punitiva y opresiva y sirve  sólo los intereses de las elites que están empobreciendo y privando de sus derechos a las masas con el  fin de avanzar un gobierno mundial que es antidemocrático e injusto. El sistema de las elites globales han creado se derrumba, ya que esta moral y fiscalmente en quiebra, un estado al que ha llegado en virtud de su monopolio antidemocrático y de naturaleza depredadora. Nosotros, el pueblo, tenemos que tomar el control de nuestro destino y esto puede suceder solamente si tomamos las decisiones económicas y políticas sobre las cuales viviremos. Las elites han fallado y han perdido la confianza y  por lo tanto el derecho a gobernar. Ahora es nuestro turno y sólo podemos prevalecer si nos organizamos a través de las fronteras como una fuerza política internacional, unidos en propósito, libre de prejuicios y libre de falsas lealtades.

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES

ECONOMÍA
Una economía de inclusión, no de exclusión.

PRINCIPIO 1: INGRESOS PROPORCIONALES E IGUALDAD FISCAL

La brecha de ingresos se abordará a través de normas universales y leyes firmes que vinculen las más altas fuentes de ingresos a las más bajas en todos los sectores y entre todos los sectores, ya sea público o  privado, en una proporción de 1 a 10 y por medio de aumentos salariales proporcionales y programas que fomenten la división justa de los ingresos, así como la igualdad tributaria limitada al 25% de los ingresos. No más presidentes o banqueros que ganan 600 veces el salario de un empleado. Ganancias exorbitantes en la parte superior se sustituyen por la prosperidad para todos, legislando que los mayores ingresos no pueden ser mayores a 10 salarios más básicos.

PRINCIPIO 2: DESARROLLO ESTRATÉGICO DE NECESIDAD HUMANA

Las decisiones de inversión y desarrollo estratégico se harán según las necesidades humanas y el apoyo de la ciencia y la visión de futuro y ya no se harán por los banqueros y el mercado de valores y sus grupos de interés especial. No se necesitara la avaricia a partir de ahora para formar la política económica. Regulaciones egoístas que han llevado a la corrupción del sistema y una complicidad perversa entre los grandes negocios y la política se reemplazarán con normas racionales y justas que beneficien a la sociedad en general.

PRINCIPIO 3: COOPERACIÓN INDUSTRIAL NO COMPETENCIA PREDATORIA

El desarrollo sostenible y la actividad industrial y agrícola será de colaboración y de cooperación para reemplazar el desarrollo destructivo y depredador y las prácticas competitivas de las entidades corporativas de hoy, que si son demasiado grandes para fracasar se rompen o se disuelven. La producción industrial será duplicada por región y será ejecutada de forma independiente y localmente, libre de los monopolios y en el espíritu de cooperación e intercambio, y no con el objetivo de destruir la competencia y el aumento de cuota de mercado.

No habrá más corporaciones demasiado grandes para quebrar y no más prácticas predatorias que aumentan el desempleo y reducen los ingresos de los trabajadores en los países en desarrollo que hacen la vida insoportable para el hombre de trabajo por la precariedad laboral.

PRINCIPIO 4: TRABAJO COMO UN DERECHO Y NO UN PRIVILEGIO

El empleo es hoy parte de una economía totalmente monetizada. Para que el sistema de empleo funcione debe ser consagrado como un derecho y no como un privilegio. Todo el mundo debe y va a trabajar. Si el sector privado no puede proporcionar empleo, el sector público lo hará a través del desarrollo de infraestructura, producción de alimentos y construcción a gran escala para prevenir la pobreza y la desesperación, y capacitar a las personas para estar en control de sus vidas y destinos, dándoles las herramientas necesarias para completar las lagunas dejadas abiertas por el mercado.

El trabajo es un derecho, no un privilegio y el bienestar universal depende de la capacidad de la sociedad para incluir a todos y cada uno en la creación de riqueza en un mercado libre en el que no es permitido abusar y explotar.

PRINCIPIO 5: TRABAJO MANUAL Y INTELECTUAL PARA TODOS

La división del trabajo entre el trabajo manual e intelectual nos lleva una y otra vez a la división social y, finalmente, a la guerra de clases. El nuevo sistema socio-económico debe no solo permitir, sino demandar que todos y cada uno tengan la oportunidad de tener ambos tipos de trabajo, manual e intelectual, de acuerdo a las habilidades y capacidades de la persona. Esto erradicara el desdén por el trabajo manual, la monopolización de las profesiones, el ingreso laboral injusto las brechas entre ambos trabajos y la tiranía de los tecnócratas, burócratas e intelectuales sobre el trabajador. Se conducirá naturalmente a una economía justa y una sociedad respetuosa. También asegurará una vida más sana, alternando el trabajo intelectual sedentario con el trabajo manual activo dentro de la semana de trabajo de cada hombre y mujer. Todo el mundo tiene que trabajar con sus manos y cabezas de conformidad con las reglas y la sociedad debe ser rediseñada para ofrecer oportunidades de empleo dual.

POLÍTICA
Democracia global no autocracia.

PRINCIPIO 6:  GOBIERNO DEL PUEBLO, POR EL PUEBLO Y PARA EL PUEBLO

La política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos. La democracia directa a través de referendos para las decisiones más importantes y la democracia verdaderamente representativa de gobierno diaria son las respuestas a la disfunción del estado actual y de auto-servicio de la clase política. La clase política será reemplazada rotando a sus miembros en elecciones locales cada dos años para representar a una muestra representativa de la sociedad por un único mandato en vida. Este liberará la democracia de la tiranía de los abogados y se asegurará de que el gobierno se componga de miembros de todas las profesiones y grupos de ingresos. También evitará la monopolización del poder político por la elite establecida y su manipulación por parte de grupos de interés.

PRINCIPIO 7:  NI CODICIA NI EQUIDAD ARTIFICIAL

Ningún proyecto de ley pasará a ser legislación si pone en peligro los más altos estándares del derecho internacional, viola la dignidad de la persona, o modifica el reparto de la riqueza y del trabajo defendido  por NUESTRA MENTE.  Nunca más la humanidad permitirá la codicia capitalista y la clase de intereses que nos dividen, dando lugar a desigualdades inmorales y destructivas. Tampoco vamos a  permitir nunca más la división artificial de la riqueza, como lo propone y hace el comunismo, a través de métodos equivocados de redistribución que destruyen la iniciativa privada y el espíritu empresarial.

PRINCIPIO 8: SIN INSTRUMENTOS DE GUERRA

Toda nación que elige ser gobernada de acuerdo con los principios de NUESTRA MENTE inmediatamente disolverá sus fuerzas armadas permanentes y trasladara sus recursos y personal para las instituciones civiles existentes y las nuevas encargadas de asistir a la ejecución de los programas de trabajo y la creación de riqueza masiva necesaria para asegurar el acceso universal a la prosperidad y la estabilidad económica. Nunca más los militares del establecimiento industrial que usan los recursos de la tierra para avanzar la guerra, usaran recursos preciosos para perturbar la paz en la tierra, enfrentando una nación contra otra.

PRINCIPIO 9: LA APERTURA DE LAS FRONTERAS

Toda nación que elige ser gobernada de acuerdo con los principios de la NUESTRA MENTE, inmediatamente abrirá sus fronteras para permitir el movimiento libre y el reasentamiento de las personas independientemente de su origen, así como el comercio libre con los países que lleven a cabo un comercio libre y justo. Nunca más el capital esclavizara la mano de obra mediante el aprovechamiento de las diferencias nacionales o regionales para explotar al trabajador y le grillete en la esclavitud económica.

PRINCIPIO 10:  ORGANIZACIONES INTERNACIONALES BAJO EL CONTROL DEMOCRATICO

Las Naciones Unidas será reformada y el Consejo de Seguridad será disuelto para asegurar que cada miembro de la Asamblea General sea elegido en mediante elecciones a nivel regional y que él / ella no tenga ningún tipo de afiliación al partido en el poder ni contacto con las autoridades nacionales durante el tiempo que él / ella sirve en su puesto. Las personas elegidas para la Asamblea General de la ONU trabajaran en pro de un gobierno global limitado que funcionara a través de un plan para la unidad global que se adhiere estrictamente a los estándares más altos del derecho internacional, pero que permita la existencia de enclaves de las diferencias regiones y culturas para que estas vivan según sus normas y valores, siempre y cuando se limiten a zonas geográficas claramente delimitadas y no impongan sus normas a los ciudadanos globales que pasan a través de su territorio o que deciden residir en áreas de su territorio.

SOCIEDAD
Una sociedad humana y justa donde se respete a cada individuo y la naturaleza sea protegida.

PRINCIPIO 11: CONCIENCIA GLOBAL, CIUDADANÍA GLOBAL

Las naciones son obsoletas y se interponen en el camino del desarrollo de una conciencia global y de trabajar juntos para resolver problemas nuevos y viejos. Cuando los mecanismos económicos del capitalismo llegan a la recesión o la depresión y los políticos culpan a los extranjeros, a lo que lleva es a conflictos entre las naciones, y los prejuicios reemplazan a la razón dentro de la población, dejando a los débiles, los extranjeros y las personas vulnerables  privados de sus derechos a los abusos. La apertura de fronteras no los campos de detención, los centros de curación no las cárceles, la fraternidad no la animosidad, cuerpos de paz no ejércitos, es lo que todos queremos, pero no lo encontramos porque están atrapados en el nacionalismo. Solamente pensando en el mundo como nuestro hogar y en toda la humanidad en la tierra como nuestro prójimo tendremos éxito en la búsqueda de la paz y el servicio de la justicia que nos traerá la prosperidad a todos. Nuestras acciones deben reflejar nuestra capacidad de pensar globalmente, porque sólo entonces podremos dar a nosotros mismos la libertad de ser ciudadanos globales y así obtener los beneficios de una economía global.

PRINCIPIO 12: CIVILIZACIÓN DENTRO DE LA NATURALEZA

El equilibrio natural ha sido destruido por la civilización humana y necesita ser restaurado a toda costa,  porque el futuro de la humanidad depende de ello. La innovación tecnológica, el ahorro energético, la reducción del número de personas y organizaciones que dejan su huella de carbono y el comercio de emisiones no harán descender las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel necesario para que haya una reversión del cambio climático. Ninguna de estas medidas ayudara a liberar el espacio que hoy ocupa la actividad industrial y agrícola, para que los ecosistemas puedan regenerarse y corredores de vida puedan ser creados de manera suficiente como para permitir que la naturaleza siga su curso. Sólo reduciendo nuestros números seremos capaces de restaurar el equilibrio natural y asegurar que la civilización humana continúe evolucionando dentro de los límites de la naturaleza. Para alcanzar el equilibrio entre la naturaleza y la civilización nuestros números tendrán que reducirse a la mitad, y esto sólo puede ocurrir si las próximas tres generaciones adoptan una política de un solo hijo. Sin la voluntad y la sabiduría para reducir nuestros números, la humanidad se autodestruirá.

PRINCIPIO 13: DIGNIDAD DE LA PERSONA

El individuo es más importante que las instituciones. Las instituciones que demandan que los individuos entreguen sus propios juicios y las conciencias para salvaguardar su lugar dentro de una burocracia y la  propia burocracia no merecen existir y tienen que ser reemplazadas por nuevas instituciones. Nuestro sistema actual nos ha fallado en parte porque se sustenta en que las burocracias que matan la dignidad individual y que le quitan la capacidad al hombre para hacer juicios de valor que son sutiles y humanos. El paquete social, económico y político previsto por el 99% pone al hombre en el centro de la civilización y la compasión en la vanguardia de la sociedad, dando esperanza y dignidad para todos.

PRINCIPIO 14: LA REGLA DE ORO

La sabiduría de las edades – tratar a los demás como queremos ser tratados nosotros mismos -debe ser inculcada en nuestra psique a través de la educación y una vez permitido que florezca las organizaciones socio-económicas y las estructuras políticas y jurídicas no obligaran al individuo a hacer lo contrario a la regla de oro. La economía capitalista actual y la sociedad organizada en una estructura de clases es antitética a la Regla de Oro y permite que los individuos hablar sobre la ética pero sin actuar. Sin la orientación ética de la Regla de Oro, la humanidad no alcanzara el nivel superior de conciencia que tenemos tener para pensar en los otros como la familia, a trabajar por los demás como hermanos, a tratar la naturaleza como nuestra madre, y para compartir y amarnos unos a otros sin esperar nada a cambio o segundas intenciones.

PRINCIPIO 15: UN HOMBRE, UN DIOS

Ningún hombre o religión conoce la voluntad o la naturaleza de Dios. El dominio espiritual y divino que lo habita debe liberarse de la arrogancia de la religión organizada y rendirse al individuo y nuestra espiritualidad innata para que todos podamos buscar y encontrar nuestro propio Dios. Una vez que estemos espiritualmente liberados acabaran los dogmas y jerarquías de la religión organizada que serán consignados al pasado siendo considerados como tradiciones que hemos dejado atrás y respetado como necesidades históricas que nos ayudaron a encontrar la unidad y la decencia en el corazón de la conciencia universal; el elemento que nos habita y que habitamos. Religiones organizadas deben ceder espacio a la espiritualidad individual para que los seres humanos vivan a imagen de Dios.

Traducción al español por Luis R. Miranda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

Las víctimas de la Plandemia somos los que estamos vivos

El 80 por ciento de los muertos atribuidos a la plandemia son…

El virus es real, la pandemia no tanto

Al igual que el virus, todos los que difunden mentiras sobre COVID…