A pesar de múltiples solicitudes amistosas por parte de la Comunidad Autónoma de Catalunya para que se le permitiera celebrar un referéndum para decidir su futuro, la gente de este estado del Mediterráneo han visto su petición negada continuamente. La pregunta es, ¿por qué España no quiere una Catalunya independiente?

Catalunya es, con mucho, el estado más rico de España. Esta region ha sido, durante mucho tiempo, el motor del crecimiento económico para España. Su lengua, el catalán, no sólo se habla en Barcelona, ​​sino también en toda Catalunya. Además, también se habla en Valencia, Islas Baleares, Huesca, Zaragoza, Teruel, Murcia, Andorra, Francia e Italia.

El territorio de habla catalán se extiende por 60.000 kilómetros cuadrados, con alrededor de 9 millones de personas que hablan catalán y sus diferentes dialectos. Los orígenes del catalán se datan a los siglos VIII y IX, aunque, en su forma escrita, sólo fue descubierto en el siglo XII. Como muchas otras naciones, Catalunya tiene una historia muy rica y antigua. Parte de esa historia incluye el deseo de los catalanes de ser una República libre e independiente.

La independencia no es algo nuevo para Catalunya. De hecho, ellos eran independientes y autosuficientes durante un tiempo, hasta hace poco -históricamente hablando- cuando la Corona española conquistó Catalunya por la fuerza. Catalunya ha sido desde entonces parte del reino español, que incluye otras regiones que también están luchando por la independencia de España. Esas regiones incluyen, pero no se limitan a, el País Vasco, Andalucía y, por supuesto, Catalunya.

Qué es lo que Catalunya tiene que Madrid quiere mantener?

Cuando se le preguntó acerca de su negativa a ayudar a Catalunya en su deseo de ser independiente, el actual jefe político de España, Mariano Rajoy, dice que la intención de Catalunya de convertirse en un estado independiente es ilegal. Lamentablemente, ni Rajoy ni ningún otro representante de España ha hecho nada para que Catalunya lleve a cabo lo que el gobierno español podría aprobar como una forma legal de buscar la independencia.

La última vez que el gobierno de Catalunya trató de buscar apoyo para una votación para decidir si la gente quería ser independiente, o si querían seguir siendo parte de España, el gobierno amenazó con enviar a los militares si los catalanes continuaban con sus sueños de independencia. Además, en los últimos meses, el Parlamento español aprobó una ley que hizo ilegal criticar a la Corona española o a los funcionarios del gobierno en Madrid.

Cualquier persona que utiliza la libertad de expresión para mostrar la desaprobación del gobierno o que se atreve a hacer una broma sobre la Corona española puede ser encarcelado.

A pesar del masivo apoyo popular de los catalanes para celebrar un referéndum libre y abierto para decidir su propio destino, Madrid se ha negado a dar validez o apoyo a una iniciativa popular.

De acuerdo con Rajoy y otros políticos con sede en Madrid, como Soraya Santamaría, cualquier intento de buscar la independencia es una farsa política y un intento de los líderes catalanes de utilizar el proceso político para beneficio personal.

La realidad contradice a Madrid

A pesar de la crisis económica en curso en Europa, Catalunya sigue siendo un gran éxito cuando se trata de ofrecer lo mejor de lo mejor para su pueblo y para los visitantes. Esto no quiere decir que no haya ningún problema. Al igual que muchos otros estados, Catalunya sufre de pobreza, endeudamiento, y mala gestión política. Sin embargo, hay una serie de indicadores que ningún otro estado en España, o nación en Europa disfrutan.

Vamos a tomar la capital de Cataluña, Barcelona, ​​como ejemplo. Durante una visita a Barcelona en agosto, me enteré de que la ciudad fue la primera ciudad inteligente en España, la cuarta en Europa y la décima en el mundo. Es la cuarta ciudad de Europa en lo que respecta a la producción excelencia científica. Barcelona es el hogar de dos de las mejores escuelas de negocios de Europa y es considerada la cuarta ciudad más creativa en el mundo.

Los resultados de estos logros se ven casi en cualquier lugar en Catalunya. Desde el transporte hasta el diseño de la ciudad, su exitoso negocio turístico y su respeto por el medio ambiente. Barcelona fue la primera ciudad en el mundo en recibir la Certificación de la Biosfera por su compromiso con la sostenibilidad y el modelo turístico consciente del medio ambiente.

Barcelona es la tercera ciudad europea con la inversión internacional más alta, la primera por su infraestructura portuaria y la ciudad número uno en Europa en lo que respecta a la innovación. Tanto Barcelona como Catalunya en general tienen las más altas expectativas de vida en el continente y en el mundo. Mientras que los hombres viven en promedio hasta 80 años de edad, las mujeres llegan a casi 87 años.

El éxito de Catalunya, lo que para muchos visitantes parece ser inmune a la crisis, va de la mano con el éxito de su capital, Barcelona. La mayor actividad comercial se concentra en esta magnífica metrópoli. Un ejemplo de su éxito es su industria turística que cada año atrae a millones de personas de todas partes de Europa, Asia y América Latina.

Últimamente, los visitantes han descubierto que hay mucho más para ver que Barcelona. Durante una visita a la ciudad, es fácil y conveniente tomar un tren, metro o autobús a lugares de playa alternativos como Sitges o Tossa de Mar. Para los que buscan un ambiente más tranquilo, más pacífico, es fácil tomar un tren y visitar Montserrat, en las montañas catalanas.

Pero Barcelona no tiene solamente al turismo como su mayor orgullo. La ciudad es número uno en Europa por la calidad de vida de sus trabajadores. En Barcelona, ​​la llamada industria creativa proporciona empleo a unas 100.000 personas. Como en muchos otros aspectos de la vida catalana, la industria del turismo se gestiona de una manera económica, social y ambientalmente responsable. Barcelona se ha consolidado como un destino turístico sostenible.

Catalunya en números

Catalunya, y concretamente Barcelona, ​​no sólo son los principales destinos para la innovación, el desarrollo de la investigación y la calidad de vida, sino también uno de los más grandes, si no el mayor contribuyente de riqueza de España. De acuerdo con el Instituto Catalán de Estadística, Catalunya cuenta con un mayor número de contribuyentes de la seguridad social, con el 2,9%, mientras que España la media es del 2,5%. Con una población de 7,5 millones, el desempleo de Catalunya es mucho menor que el del resto de España, 19,10%, mientras que España llega ya a más del 25%.

Según The Telegraph, Catalunya es “el corazón industrial de España – primero por su poder marítimo y el comercio de bienes tales como textiles, finanzas, servicios y la alta tecnología.” Catalunya suma un cuarto de la riqueza generada en España, frente a un 17% que el país obtiene de Madrid, por ejemplo.

“La independencia le costaría a España casi el 20% de su producción económica, y desencadenaría un debate sobre cómo repartirse la deuda soberana de 836 mil millones de euros.” Si Catalunya se independiza, su economía sería más grande que la de Portugal y Hong Kong. Su producto interno bruto de $ 314 mil millones, $35.000 per capita, lo haría más rico que Corea del Sur.

Pero la secesión va más allá de la independencia política y económica. Cataluña, la región más rica de España, ha sido la gallina de los huevos de oro del país. El nombre catalán ha sido utilizado por España como garantía de pago, lo que se ha traducido en que el gobierno local acumule un déficit fiscal de un 8%. España no sólo le quita riqueza a Catalunya, sino que también le reparte su deuda.

Por el momento, los impuestos de Catalunya son entregados al gobierno central español. La estructura de poder en Madrid es la que decide cómo desembolsar el dinero para cada una de las regiones autónomas. No en vano, Catalunya no recibe su parte justa, de ahí el creciente déficit que resulta de pagar sus obligaciones vinculadas a los sueldos públicos, servicios sociales, infraestructura y otros.

Según estadísticas de 2009, Catalunya aportó casi el 20% del total de ingresos fiscales para el gobierno con sede en Madrid, pero sólo recibió el 14% del gasto del Estado. Bajo el actual modelo económico, impuesto a todos los estados por Madrid, las pequeñas empresas, las que generan una gran parte de la actividad económica están teniendo cada vez más problemas para sobrevivir.

Lo mismo puede decirse sobre el empleo. Cada vez son más los jóvenes con títulos universitarios que tienen dificultades para encontrar trabajo. Hay una percepción general de que todo sería aún mejor para los catalanes si pudieran recuperar su riqueza, su cultura y su identidad, que han sido también objeto de ataques por la estructura del poder español.

“Los problemas económicos de España son muy profundos y de carácter estructural. En los últimos 20 años, España disfrutó de un creciente nivel de crecimiento económico, evidenciado por un alto nivel de consumo y el gasto privado y público. Este crecimiento se basaba, en gran parte, en la capacidad del país para atraer inversión extranjera privada basada en los bajos salarios y la infraestructura adecuada, lo que le permitió ser el principal receptor de ayuda europea “, explica Vicenç Ferrer. Sin embargo, debido a la crisis económica actual, la abundancia de dinero en efectivo a España se ha secado, mientras que Catalunya sigue atrayendo inversiones.

Ataques a la identidad Catalana

En el último par de años, los catalanes han sido presionados por Madrid para utilizar el español, y no el catalán, como lengua oficial en las escuelas públicas. En el mundo del deporte, la opresión contra la nacionalidad catalana también ha ido en aumento por parte de organizaciones deportivas fuertemente politizadas, tanto en España como en Europa. El equipo de fútbol del FC Barcelona ha sido castigado por la UEFA y la FIFA debido al deseo de sus fans para hablar libremente de la independencia catalana, silbar el himno nacional español y por presentarse en eventos deportivos con banderas catalanas.

“Perder la región privaría al país [España] de una potencia económica y una fuente vital de ingresos fiscales. Barcelona, ​​se ubica como una de las grandes ciudades del mundo, atrayendo a casi el doble de turistas que Madrid. No menos de cinco de los 11 jugadores que ganaron el Mundial en 2010 son catalanes”, recuerda Tobias Buck.

Por encima de todo, hay una razón mucho más importante por la que los catalanes sienten aun más su deseo de independencia: Es su derecho buscar la autonomía de España. Es su derecho constitucional, civil y humano elegir lo que quieren para sí mismos, y esto es lo que el Gobierno de España no quiere conceder.

Mientras que Mariano Rajoy se llena la boca con palabras como democracia y Estado de Derecho, él es el primero a bloquear cualquier intento de los catalanes a buscar la independencia.

La mesa está servida para el 27 de septiembre, cuando los catalanes celebrarán nuevas elecciones. La votación también servirá como una oportunidad para que todos los catalanes digan Sí o No a un referéndum oficial que pueda dictar el futuro de Catalunya como nación independiente o como lo es ahora, un enclave de los gobernantes españoles.

En las dos últimas convocatorias para pedir apoyo al pueblo, los catalanes han demostrado un deseo masivo por una nueva República de Catalunya. Si usted no ha tenido la oportunidad de ver lo que es el orgullo catalán y el sentimiento de independencia en las calles, vea el video a continuación.

[media url=”https://www.youtube.com/watch?v=4xO5ulXs1do” width=”700″ height=”400″]
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

The middle class that vanished

  One of the giants of the South experiences the highest rates…

The TB pandemic that nobody sees, but that kills millions a year

  31.8 million people will have died by 2030 if tuberculosis is…