Nada más que la razón y la evidencia nos pueden ayudar a encontrar las respuestas que buscamos, sobre todo cuando el tema de discusión se ve a través de la lupa de la moralidad.

Este es el caso de la actual crisis migratoria en Europa, donde decenas de miles de africanos y refugiados del Medio Oriente llegan cada mes en busca de un futuro mejor.

No hay duda de que el intervencionismo occidental es la causa principal, aunque no la única, de la afluencia actual de los refugiados en Europa occidental. No es karma, sino simplemente el resultado directo de las guerras interminables, la corrupción y el terrorismo patrocinado por los gobiernos tanto de occidente como de la región que prestan sus tierras y ejércitos para hacer la guerra.

Como hemos señalado antes, los gobiernos de Estados Unidos y de sus aliados europeos son directamente responsables de la desestabilización del Medio Oriente y África del Norte, por lo tanto, su responsabilidad en la crisis migratoria en curso es completa.

Tal y como se hace a menudo con el tema de la destrucción del medio ambiente, a algunas personas les gusta culpar a todo el mundo por lo que los gobiernos de los EE.UU. y Europa occidental hacen, y en el caso de la crisis migratoria no es la excepción. Los verdaderos responsables de esta crisis son parte de la estructura del poder político y militar norteamericano y europeo.

Como lo explica el filósofo Stephan Molyneux, la crisis migratoria es uno de esos temas que a menudo se analiza con la emoción en lugar de con la evidencia y la razón.

Es natural, los humanos somos seres sentimentales y emocionales, sin embargo, cuando se trata de asignar responsabilidad de un delito, es necesario pensar, analizar y llevar a cabo discusiones con base en la evidencia y la razón, y no con el hígado.

“Argumentos emocionales, por su propia definición, necesitan ser examinados y resistidos rígidamente para evitar la intolerancia intelectual.

Debemos someter argumentos sentimentalmente seductores a las mayores pruebas”, argumenta Molyneux en uno de sus últimos videos, donde se explica por qué los europeos, como pueblo, no le deben nada a los refugiados.

En el mismo argumento, Molyneux explica que muchas de las personas que argumentan a favor de abrir las puertas a la mayoría, si no todos los migrantes, son los menos propensos a hacerlo por sí mismos.

Como en muchos otros casos donde se habla de temas tales como la justicia social, la igualdad de género, la división racial y así sucesivamente, las personas que expresan públicamente su deseo de “ayudar” a los refugiados esperan que otros lo hagan.

Tal vez el aspecto más importante de la explicación de Molyneux es que ninguna población occidental debería ser considerada responsable de los errores cometidos por los representantes electos o no electos como ahora se está proponiendo en los Estados Unidos y Europa, donde los mismos políticos que son responsables directos e indirectos de las guerras y la destrucción del Medio Oriente y el norte de África piden incesantemente la apertura de las fronteras a todos los refugiados que buscan asilo.

El argumento de que los europeos no deben nada a los refugiados y que por tanto no deben abrir las fronteras y dejar que todos entren sin ningún tipo de límite, no debe entenderse como una falta de solidaridad, empatía o rechazo hacia los que huyen de sus países por la guerra. En cambio, es un argumento que trata de explicar que todo un continente no debe ser destruido con el fin de salvar a una parte de la gente de otro continente.

Como hemos informado anteriormente, las guerras del Medio Oriente y África son las herramientas utilizadas por la estructura de poder global para desestabilizar al resto del planeta. La estabilidad de Europa y el futuro de los europeos o los estadounidenses no debe verse comprometida por al dejar entrar a cientos de miles de refugiados. No es mediante la destrucción de las sociedades occidentales que se prevendrán catástrofes futuras.

Vea a continuación el argumento completo de Stephan Molyneux sobre la noción de “¿Por qué Europa n debe nada a los refugiados”. Recuerde: es un argumento racional y basado en evidencia, no una carga emocional. Aunque algunas personas pueden debatirlo diciendo que, desde el punto de vista moral no es permisible abandonar a los refugiados, también es posible decir que tampoco es moral destruir la vida de personas; hombres, mujeres y niños en occidente para lavar los pecados cometidos por unos pocos globalistas.

[media url=”https://www.youtube.com/watch?v=1jxMZRK3ufY” width=”685″ height=”400″]
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

The TB pandemic that nobody sees, but that kills millions a year

  31.8 million people will have died by 2030 if tuberculosis is…

Singapore goes full 1984

In uncertain times, Singapore leaves no room for doubt about its commitment…