|Sunday, March 24, 2019
You are here: Home » Español » Facebook me bloqueó por 24 horas y amenazó con un bloqueo de 3 días

Facebook me bloqueó por 24 horas y amenazó con un bloqueo de 3 días 


Facebook

Aunque sé que las poderosas plataformas de redes sociales están dispuestas a bloquear y prohibir a las personas que dicen cosas que no les gustan, el bloqueo de mis cuentas de Facebook tiene un sabor diferente.

La historia comenzó ayer cuando publiqué un artículo titulado “El fascismo que viene” y lo ilustré con una esvástica.

La censura comenzó poco después de que el artículo se publicara en mi perfil y páginas de Facebook. Primero, bloquearon mi perfil y aproximadamente una hora después mis otras dos páginas.

No supe la magnitud de la prohibición hasta que recibí un mensaje de Facebook que decía que habían bloqueado mi cuenta durante 24 horas, después de lo cual amenazaron con bloquear las tres cuentas durante 72 horas más si publicaba algo más que violara los estándares de su comunidad.

Como Facebook no especificó cuáles eran exactamente sus estándares o cómo los había violado, les pedí que revisaran la decisión. Respondieron con bastante rapidez, solo para informar que la prohibición se mantendría.

Después de poner el bloqueo en mis cuentas, ya no pude publicar nada en mi línea de tiempo. También me impedían clicar ME GUSTA, comentar o compartir otras publicaciones de contactos o amigos.

La prohibición de Facebook de mis cuentas demostró claramente mi punto sobre el fascismo

Las redes sociales no son canales para tener discusiones significativas sobre política, fe o ideología. Sus directrices comunitarias son ambíguas en el mejor de los casos, y la censura puede imponerse sin ninguna explicación.

En el caso de Facebook y mi publicación sobre el fascismo, la explicación de por qué me bloquearon fue: “Violaste los estándares de nuestra comunidad”. Eso no dice mucho, ¿verdad?

Facebook no está obligado a decirme qué palabra, oración o imagen ha provocado que bloqueen mis publicaciones. Ni siquiera creo que haya humanos detrás de la decisión de bloquear o prohibir artículos, aunque son los censores humanos quienes crean directrices y algoritmos para supuestamente proteger a los “copos de nieve” que pueden sentirse ofendidos.

En mi caso, es probable que el contenido de mi artículo se encuentre en una de las 6 categorías que utilizan para prohibir la libre expresión.

Sospecho que pasó por los filtros de la categoría de “contenido objetable”. ¿Por qué? Porque esta es la sección que hace que sea más fácil para Facebook decir que se han cometido violaciones a sus estándares sin tener que probar nada.

En el artículo que aparentemente provocó que Facebook bloqueara mis cuentas, comencé a usar las palabras de Winston Churchill sobre el fascismo.

Churchill dijo que “los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas”. Han pasado muchos años desde que escribió esa oración y aquí estamos, en el futuro que él predijo.

Una plataforma de redes sociales puede bloquear la libertad de expresión de alguien de manera temporal o permanente, porque sus pautas prohíben el uso de ciertas palabras o la visualización de ciertas imágenes, incluso si el punto que está haciéndose es contra el fascismo en sí. Facebook y Google, para citar dos ejemplos, son los fascistas de los que Churchill nos advirtió.

A los ojos de muchos fascistas de armario, la libertad de expresión es buena siempre y cuando no ofenda sus creencias. El discurso solo es defendible si cumple con las reglas creadas por los fascistas en las organizaciones de redes sociales.

El fascismo moderno, como señalé, ya no es el uso del Estado por parte de los intereses privados para promover sus agendas. Ya han logrado ese objetivo. El fascismo en el siglo XXI es el del colectivo.

Este nuevo fascismo es lo que mucha gente llama democracia, el gobierno de la mafia, en nombre de quien los líderes fascistas justifican quitarnos la libertad de expresión.

El establecimiento de esta nueva forma de fascismo se hace en nombre de “proteger” a las masas ignorantes. ¡Dios no permita que vean una esvástica! Oh, Dios mío, acabo de decir Dios. Apuesto a que ellos también prohibirán eso.

Desafortunadamente, prohibir la libertad de expresión no es algo nuevo o una tendencia que solo apoyan los gigantes de las redes sociales. Los medios informativos tradicionales a menudo promueven y fomentan la censura.

Los reporteros de televisión exigen que los medios de comunicación alternativos sean censurados y que las personas que piensan de manera diferente, de forma crítica, sean censuradas para siempre.

Según AJ Willingham, una escritora de la CNN, la libertad de expresión se puede proteger selectivamente. Ella dice que no todos los casos de censura son relacionados a la libertad de expresión.

En un artículo, Willingham afirma que las protecciones a la libertad de expresión solo se aplican cuando se trata de que el gobierno prohíba el discurso, no cuando las corporaciones privadas lo hacen. Ella olvida que, dado que las corporaciones ya son propietarias del Estado, la Primera Enmienda si se aplica a la censura corporativa de la libertad de expresión.

La censura también se adentra en las venas de los políticos que desean poder prohibir la libertad de expresión de una vez por todas. Este es el caso del Representante Demócrata Ted Lieu.

El veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos explicó en CNN que si se le diera la opción, “le encantaría poder regular la libertad de expresión”.

El fascismo de hoy no se proclama fascista. En cambio, se vende como democracia. Esto se debe en parte a que la palabra “fascismo” sigue provocando un rechazo generalizado y también porque apela a una de las definiciones de democracia, la más parcial, tan parcial que se vende con una falsedad: un gobierno de la mayoría.

Con su prohibición de mi discurso, Facebook demostró ser una organización fascista que evita que los periodistas traigan noticias reales a las personas que tienen hambre de aprender lo que no pueden encontrar en los medios de comunicación tradicionales.

About the author: Luis R. Miranda

Luis Miranda is an award-winning journalist and the Founder and Editor of The Real Agenda News. His career spans over 20 years and almost every form of news media. He writes about environmentalism, geopolitics, globalisation, health, corporate control of government, immigration and banking cartels. Luis has worked as a news reporter, On-air personality for Live news programs, script writer, producer and co-producer on broadcast news.

Add a Comment