|Monday, September 24, 2018
You are here: Home » Español » ONU quiere Tratado vinculante para controlar los Mares

ONU quiere Tratado vinculante para controlar los Mares 


Naciones Unidas

Muchos países están preocupados porque no podrán beneficiarse de la investigación sobre especies de alta mar y, por lo tanto, perder el acceso a nuevos recursos genéticos marinos.

Nadie discute que proteger los océanos es vital para proteger la biodiversidad y preservar la vida en nuestro planeta.

Ahora, proteger los océanos es muy diferente a apropiarse de ellos.

Tal como están las cosas hoy en día, la jurisdicción de los océanos corresponde a los gobiernos nacionales a unos pocos cientos de kilómetros de distancia de sus costas. El resto no le pertenece a nadie, y está reconocido como aguas de altamar.

Hoy en día, no existe un tratado vinculante que regule el tránsito o el uso de aguas internacionales, y es en tal falta de regulación que las Naciones Unidas quiere apretar sus garras para reclamar la propiedad de los océanos.

No es la primera vez que la ONU utiliza el argumento de “protección” para despojar a los gobiernos nacionales de lo que les pertenece.

El mismo modus operandi se usa con la tierra. Muchos parques nacionales, áreas de conservación y sitios del patrimonio mundial son ahora propiedad de la ONU a través de acuerdos con esos gobiernos para preservar dichos lugares “por el bien de la humanidad”.

La apropiación de las aguas internacionales es el objetivo de la Conferencia Intergubernamental que tiene lugar en la sede de la ONU en Nueva York del 4 al 17 de septiembre.

Las reuniones de septiembre son la primera de una serie de cuatro sesiones que se extenderán hasta 2020. Ellas tienen como objetivo crear un nuevo “tratado jurídicamente vinculante para proteger la biodiversidad marina” en áreas fuera de la jurisdicción nacional.

Source: www.dfo-mpo.gc.ca

Bajo este tratado, las Naciones Unidas gobernarían todo el territorio marítimo más allá de las 200 millas náuticas de las costas de cualquier país, sobre una base global; eso es más de dos tercios del territorio del planeta. (área azul en el mapa).

No existe una regulación legítima de alta mar, aunque existen al menos dos acuerdos internacionales en virtud de los cuales la ONU tiene la intención de tomar posesión de las aguas internacionales.

Uno de ellos es el Tratado sobre el Derecho del Mar, y el otro es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

Ambos acuerdos, según la ONU, buscan salvaguardar la biodiversidad y los recursos naturales, como la generación de oxígeno y la regulación del clima.

Las aguas de Alta Mar cubren más de la mitad de nuestro planeta y son vitales para el funcionamiento de todo el océano y de toda la vida en la Tierra, pero ningún cuerpo burocrático único debe mantener los océanos o sus recursos bajo su mandato.

El sistema actual de gobernanza de Alta Mar no asigna poder a ningún actor político individual, pero abundan los motivos para que las Naciones Unidas y los gobiernos nacionales tomen las aguas internacionales o aguas disputadas más allá de su territorio marítimo.

Cuestiones como el cambio climático, la sobrepesca y la contaminación siempre se proporcionan como razones para tomar posesión de los recursos naturales, y ese es también el caso cuando se trata de gobernar aguas internacionales.

“Esta es una oportunidad histórica para proteger la biodiversidad y las funciones de alta mar mediante compromisos jurídicamente vinculantes”, dijo Peggy Kalas, coordinadora de High Seas Alliance, un grupo de más de 40 organizaciones no gubernamentales y la Unión Internacional para la Conservación. de la Naturaleza.

¿Cómo asignar el control total a esas organizaciones no gubernamentales o a la ONU afecta positivamente la función del océano de absorber el 90% del calor y el 26% del supuesto exceso de dióxido de carbono?

De acuerdo con burócratas y cabilderos, de alguna manera “manejar los factores de estrés adicionales que se ejercen sobre los océanos aumentará su resistencia al cambio climático y la acidificación”.

¿Cómo lograría eso la burocracia? ¿Cómo funcionaría esa “gestión”?

Gran parte, si no todos los ecosistemas marinos ubicados en aguas internacionales no son explorados ni explotados por los humanos hoy en día, sin embargo, la ONU quiere que creamos que debe obtener el control de Alta Mar para poder regular la exploración y el descubrimiento.

“Dado que se trata de aguas internacionales, las medidas de conservación necesarias solo pueden introducirse a través de un tratado global”, dijeron los participantes en la reunión.

El profesor Alex Rogers de la Universidad de Oxford, que ha proporcionado pruebas para apoyar el proceso de la ONU hacia un tratado, dijo:

“Estamos haciendo muy poco para salvaguardar o proteger la vida dentro del océano, intrínseco a nuestra supervivencia colectiva. Proteger la biodiversidad de alta mar, implementar el buen gobierno y la ley en todo el océano, es sin duda lo más importante que podemos hacer para cambiar el curso del corazón azul de nuestro planeta “.

Lo que la ONU quiere hacer es crear y controlar “Áreas marinas protegidas” y “Evaluaciones de impacto ambiental”.

Muchos países temen que no puedan beneficiarse de la investigación sobre las especies de alta mar y, por lo tanto, pierdan el acceso a nuevos recursos genéticos marinos de enorme alcance potencial, como el descubrimiento de recursos marinos genéticos que podrían ofrecer nuevos usos nutracéuticos.

Así es como funcionan las cosas hoy en la ONU: Las fuerzas militares más poderosas controlan el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ellos solos toman todas las decisiones concernientes a la guerra y la paz. Otras naciones se rotan como miembros invitados y no tienen poder para votar sobre asuntos importantes.

Sin lugar a dudas, la nueva legislación vinculante para controlar Alta Mar y sus recursos no sería diferente. El acceso a algunas de las áreas más ricas del planeta sería cerrado y explorado solo por los miembros del G7 en su beneficio, mientras que el acceso sería escaso o nulo para las naciones emergentes o pobres.

About the author: Luis R. Miranda

Luis Miranda is an award-winning journalist and the Founder and Editor of The Real Agenda News. His career spans over 20 years and almost every form of news media. He writes about environmentalism, geopolitics, globalisation, health, corporate control of government, immigration and banking cartels. Luis has worked as a news reporter, On-air personality for Live news programs, script writer, producer and co-producer on broadcast news.

Add a Comment