Europa fue conquistada primero política y económicamente. Luego, vino el establecimiento de un estado de vigilancia interconectado; y ahora, es el momento de establecer una fuerza de policía continental.

Muchas ciudades en el mundo hacen que la novela 1984 de George Orwell parezca ténue. Un velo de medidas casi total de vigilancia y de estado de sitio han sido impuestas sobre sociedades por burócratas y sus cómlices globalistas.

La invasión de la privacidad y la eliminación de los derechos constitucionales -en el nombre de la seguridad- han sido gustosamente aceptadas por la mayoría de los ciudadanos, quienes a pesar de los recientes acontecimientos, siguen viendo a sus gobiernos como la única opción para manejar sus propias vidas.

Los Estados Unidos, Australia, Singapur e incluso algunos países de América Latina se han derrumbado ante el temor del ‘terrorismo islámico’, y adoptado políticas invasivas, que su líderes dicen, son necesarias para protegernos de la amenaza del terrorismo.

Aunque Estados Unidos ha estado a la vanguardia del creciente estado de sitio a través de la militarización de la policía, el establecimiento de listas negras ilegales y bases de datos secretas que archivan las llamadas telefónicas, correos electrónicos y el uso de Internet, Europa ha comenzado a competir con los EE.UU. en ser la mayor sociedad orwelliana en el mundo occidental.

Mientras que Alemania ha estado colaborando diligentemente con el aparato de espionaje liderado por Estados Unidos, Francia ha introducido medidas que violan la constitución, justificándolas como medidas preventivas para luchar contra el terrorismo. En la misma línea de pensamiento, el Reino Unido ha aumentado su propia actividad de vigilancia a través de GHCQ, que ha estado cooperando con los norteamericanos y los alemanes en el intercambio de inteligencia recopilada ilegalmente de sus propios ciudadanos.

Bajo el pretexto de tener que hacer frente a una amenaza terrorista, los Estados miembros europeos han entregado voluntariamente su poder a un cuerpo político dominante de la UE, que ha erosionado la soberanía nacional de los países hasta el punto que ahora quiere tener un cuerpo de policía de todo el continente para ‘defender a todo el mundo’ de los terroristas.

Líderes de la UE acordaron formar lo que llamaron una Fuerza de Fronteriza Europea antes de junio de 2016. La propuesta prevé dar a este cuerpo la capacidad de desplegar a un país si se encuentran “deficiencias graves y persistentes en los controles fronterizos”.

Esta decisión es irónica porque la misma Unión Europea ha permitido la entrada de decenas de miles de inmigrantes, cuyos orígenes e intenciones no pueden ser verificados, y que, en muchos casos, ya se han cometido actos de violencia contra la población de Europa.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se comprometieron el jueves a ponerse de acuerdo sobre la creación de un cuerpo europeo de guardia de fronteras antes del final del próximo mes de junio, aunque hay un acuerdo político cuyos detalles deben ser negociados en los próximos meses.

El Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha anunciado a través de su perfil en una red social, la adopción de un texto de conclusiones sobre la inmigración en la cumbre europea celebrada en Bruselas, pero no ha dado detalles sobre su contenido.

Fuentes europeas han dicho a la prensa que el texto refleja el “acuerdo” de los veinte y ocho naciones para formar este cuerpo policial fronterizo “antes del final de la presidencia de turno de la UE de los Países Bajos”, que será asumida por Luxemburgo el 01 de enero.

La idea de formar un cuerpo de fronteras y guardacostas europeo fue presentado formalmente por la Comisión Europea el martes. La propuesta tiene por objeto dar a este cuerpo la capacidad de desplegar a un país como último recurso si una “deficiencia grave y persistente” se encuentra en el control de sus fronteras.

Tal decisión será tomada por cleptócratas europeos, no los representantes nacionales, y los criterios para tal despliegue también serán creados a discreción del cabal Europeo, los estafadores no electos que siguen impulsando la disolución de los Estados-nación.

El proyecto ha sido bien recibido por la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, François Hollande. Ambos han expresado su apoyo al proyecto, que, sin embargo, despierta la sospecha de varios Estados miembros que ven una amenaza a su soberanía.

En la discusión de los líderes europeos, una “amplia mayoría” ha acogido con satisfacción la propuesta y expresó la voluntad de tomar una decisión “tan pronto como sea posible”, aunque ha quedado claro que hay “preocupación” por la soberanía de los Estados miembros y que esta cuestión debería abordarse en profundidad.

En caso de que Europa apruebe la creación de una fuerza de policía de todo el continente que puede invadir los Estados-nación, a instancias de los intereses cleptocráticos, la UE tendría su trifecta soñada, puesto que ya han conquistado los escenarios políticos y geográficos.

El único componente que falta en el Estado Orwelliano Europeo pronto puede llegar a buen término. Como sucedía en 1984 de George Orwell, los europeos estarán bajo la vigilancia cuidadosa de una fuerza gamberra que no va a estar presente en las fronteras para impedir la entrada de terroristas en potencia, sino para ayudar a mantener a los ciudadanos en acuerdo con los deseos de sus gobernantes no electos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like

The TB pandemic that nobody sees, but that kills millions a year

  31.8 million people will have died by 2030 if tuberculosis is…

Singapore goes full 1984

In uncertain times, Singapore leaves no room for doubt about its commitment…