|Sunday, December 17, 2017
You are here: Home » North America » Que la Izquierda descanse en Paz

Que la Izquierda descanse en Paz 

Izquierda

Érase una vez que la Izquierda del espectro político que estaba comprometida con el avance de la clase trabajadora y su protección contra el abuso político y económico por parte de los dueños de los medios de producción.

En consecuencia, la Izquierda era políticamente poderosa y alcanzó un pináculo de poder cuando Henry Wallace fue seleccionado por Franklin D. Roosevelt como su tercer vicepresidente del mandato. A pesar de su riqueza de la compañía que fundó, Wallace representaba al granjero y la clase trabajadora.

Los poderosos del Partido Demócrata se rehusaron a aceptar a Wallace como el candidato a vicepresidente hasta que Franklin Delano Roosevelt les dijo que de lo contrario rechazarían la nominación presidencial.

Wallace fue elegido por Roosevelt y por los demócratas como vicepresidente en el cuarto mandato de Roosevelt. Pero las opiniones progresistas de Wallace habían alienado a los jefes de los partidos, los banqueros de Wall Street, las empresas antisindicales y los aliados británicos y franceses de Estados Unidos con su apoyo a los sindicatos, las mujeres, las minorías y las víctimas del colonialismo.

Aùn así, pidió la emancipación de los súbditos coloniales y para trabajar con la Unión Soviética en la causa de la paz y la justicia de la clase trabajadora, selló su destino.

A pesar de una encuesta de Gallup lanzada durante la convención nacional demócrata en julio de 1944 que muestra que Wallace era el favorito con el 65% de los votos y el anuncio de Roosevelt de que si fuera un delegado, elegiría a Wallace, los jefes de los partidos elegirían a Harry Truman solo el 2% de los votantes demócratas.

Este fue un punto de inflexión en la política de los Estados Unidos y en la historia mundial. Si la gente hubiera prevalecido sobre los corruptos jefes del Partido Demócrata, Wallace en lugar de Truman se habría convertido en el primer presidente estadounidense de la posguerra. Lo más probable es que no hubiera existido la Guerra Fría, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam, la OTAN y décadas de desconfianza mutua entre Estados Unidos y Rusia que hoy amenazan la vida en la Tierra.

Además, en lugar de la muy distorsionada distribución de ingresos y riqueza actual hacia la muy rica fracción del uno por ciento, habría una distribución equitativa que respaldaría un fuerte mercado de consumo en lugar de una disminución de los ingresos reales y la expansión de la deuda que amenaza el crecimiento económico, los beneficios comerciales, empleo y altos valores de equidad.

Oliver Stone y Peter Kuznick en su best seller, The Untold History of the United States, describen la corrupción del Partido Demócrata al estilo Clinton que se usó para bloquear a Wallace como candidato a la vicepresidencia:

“Los expertos del partido se aseguraron de que tuvieran un control férreo sobre la convención. Sin embargo, los demócratas de base no se irían calladamente, organizando una rebelión en el piso de la convención. La oleada de apoyo a Wallace entre los delegados y asistentes fue tan grande que, a pesar del dominio absoluto de los patrones sobre los procedimientos y las tácticas de mano dura, los partidarios de Wallace casi se llevan el día después de que una manifestación estruendosa para Wallace estalló en el piso de la convención.

En medio de la manifestación, el senador de Florida, Claude Pepper, se dio cuenta de que si él conseguía el nombre de Wallace en la nominación esa noche, Wallace barrería la convención. Pepper se abrió paso entre la multitud para acercarse a un metro y medio del micrófono cuando el casi histérico Alcalde Kelly, alegando que había un peligro de incendio, hizo que el presidente, el senador Samuel Jackson, aplazara el proceso.

Si Pepper hubiera logrado cinco pies más y nominado a Wallace antes de que los jefes hicieran un aplazamiento en contra de la voluntad de los delegados, Wallace se habría convertido en presidente en 1945 y el curso de la historia habría sido dramáticamente alterado “.

Al día siguiente, el Senador Jackson se disculpó con el Senador Pepper: “Tenía instrucciones estrictas de Hannegan de no permitir que la convención nominara al vicepresidente la noche anterior. Así que tuve que suspender la convención en tu cara “.

Así fue el poder de los grupos de interés para prevalecer sobre la democracia hace 73 años cuando aún había una prensa que en ocasiones hablaba por la gente. Dave Kranzler y Brett Arends describen el poder de los intereses y la degeneración de los medios hoy:

Ha sido mi punto de vista desde alrededor de 2003 que [los oligarcas] mantendrían el sistema con dinero impreso y creación de crédito hasta que cada migaja de riqueza de la clase media fuera barrida de la mesa y en los bolsillos de aquellos en posición de barrer. Obama no entregó nada de sus promesas originales de su campaña. Iba a “reformar” Wall Street. Pero el concepto de Too Big To Fail fue legislado bajo Obama, y ​​las acusaciones / enjuiciamientos de Wall Street cayeron precipitadamente de la administración anterior. Obama dejó el cargo y entró en un mundo de altos dignatarios patrocinado por Wall Street para vivir en una finca de $ 10 millones en Hawaii pagada por la elite de Chicago (Pritzkers, etc.).

Ahora, a Obama se le pagarán $ 10 millones por su papel en ayudar e instigar la transferencia de trillones de la clase media a los elitistas. Mira a Bill y Hillary, ¿necesito decir más? Trump ha revertido el curso de sus promesas de campaña dos veces más rápido que Obama.

Casi de la noche a la mañana después de su toma de posesión, Trump se convirtió en un títere de guerra para las criaturas del ‘Pantano’ de Washington.

“Los medios han sido voluntariamente cómplices de esta gran farsa. Para mi gran sorpresa, Brett Arends ha publicado un comentario sobre Marketwatch que, desde una fuente interna, advierte sobre los medios:

‘¿Quieres saber qué tipo de persona es la mejor reportera? Te diré. Un sociópata fronterizo. Alguien inteligente, inquisitivo, obstinado, desorganizado, caótico y en un estado perpetuo de rabia hirviendo por las fallas del mundo.

Érase una vez que viste gente así en todas las salas de prensa del país. A menudo tenían vidas personales caóticas y murieron temprano de cirrosis o un ataque al corazón. Pero eran hijos de puta duros, enojados y produjeron grandes historias.

‘¿Desea saber qué tipo de personas son promovidas y tienen éxito en la moderna organización de noticias? Escaladores sociales. Networkers. Las personas que son gregarias, que “compran” el consenso dominante, que se llevan bien y no hacen demasiadas preguntas realmente incómodas. Son flexibles, bien organizados y felices con la vida. Y eso nos muestra.’

“Esta es la razón por la que tantos reporteros están felices de informar que las corporaciones estadounidenses están en buena forma financiera, aunque también tengan deudas crecientes, o que una ‘cartera diversificada’ de acciones y bonos lo proteje en todas las circunstancias, aunque esto sea no es el caso, o que los presupuestos de defensa están siendo recortados, cuando no lo son, o que la economía de EE. UU. ha superado masivamente a rivales como Japón, cuando en métricas clave no lo ha hecho, o que las compañías deben pagarle a los CEOs miles de millones de dólares a asegurar el “talento” superior cuando no necesitan hacer tal cosa y tal pago es solo un saqueo “.

La izquierda estadounidense se ha transmutado. La izquierda, que antes significaba “paz y pan”, hoy en día significa identidad política y guerra. La clase trabajadora ha sido redefinida como “los deplorables de Trump” y dividida en “grupos de víctimas” separados: mujeres, minorías raciales, homosexuales, transexuales.

Los opresores ya no son oligarcas que poseen los medios de producción. El opresor es la clase trabajadora masculina sexista, misógina, homofóbica, heterosexual, fascista, blanca y supremacista.

El surgimiento de Identidad Política ha traído consigo un discurso políticamente controlado. Principalmente las personas blancas, especialmente los hombres blancos heterosexuales, están sujetos a este control. Los límites de su libertad de expresión son cada vez más graves, y nadie tiene que preocuparse porque los hombres heterosexuales blancos se ofendan por el habla ofensiva o amenazante. Los hombres blancos se pueden llamar cualquier cosa y lo son.

Al dividir a la clase trabajadora en grupos de víctimas, la identidad política ha hecho que la oposición a la guerra y la desigualdad de ingresos sea imposible. En lugar de la unidad, la Identidad Politica ha desmembrado a la clase trabajadora y dirigido sus energías a disputas internas. Ahora tenemos peleas a puñetazos en el Hyde Park de Londres entre feministas radicales y activistas transexuales.

Diana Johnstone ha demostrado cómo Antifa, el brazo violento de la Identidad Política, ha convertido a la izquierda en un supresor de la libertad de expresión y partidario de la guerra.

Una sociedad fragmentada no puede reconocer ni resistir su opresión por parte de una élite gobernante. El feminismo convierte a esposas y maridos de complementos en rivales. De hecho, Sarah Knapton, editora científica del London Telegraph, informa sobre el aumento de “bromance”, fuertes relaciones emocionales entre hombres heterosexuales.

Los ataques feministas contra los hombres y la corrección política han reducido las relaciones de los hombres heterosexuales milenarios con las mujeres al sexo solamente. Sus compromisos emocionales son para sus amigos hombres. Esto no parece una victoria para las mujeres.

La hipersensibilidad cultivada de la corrección política, que surge de Politica de Identidad, está destruyendo el lenguaje, la historia y la libertad de expresión. El gobierno del Reino Unido se opone al término “mujer embarazada” porque excluye y ofende a las personas transgénero.

La Asociación Médica Británica ha emitido pautas para que los médicos no utilicen la palabra “madre” para referirse a una mujer embarazada, ya que el término podría ofender a las personas transgénero. En cambio, debe usarse el término “gestantes”. Esto ha llevado a más conflictos entre las feministas y los transexuales.

Las feministas lo ven como una trama para hacer que las “mujeres” sean inconfesables. Los médicos del British National Health Service ya no usan el término “mujer embarazada” porque es “no inclusivo”.

La Politica de Indentidad, junto con el creciente estado policial estadounidense, casi han destruido la Primera Enmienda. Un profesor en una de las universidades de investigación de Estados Unidos me dijo que un decano lo había engañado porque usaba la palabra “chicas” en clase y una mujer se ofendió.

Google despidió a uno de sus ingenieros de software senior porque escribió una nota en la que los hombres y las mujeres tienen diferentes características que los hacen adecuados para diferentes tipos de trabajos. Esta declaración de sentido común ordinario hizo que el ingeniero fuera despedido por “estereotipos de género”.

El comentarista económico Marc Faber fue destituido de la junta de la compañía de inversiones Sprott y expulsado de CNBC y Fox Business Network por expresar su opinión contra la eliminación de monumentos y de que los estadounidenses blancos han hecho un mejor trabajo para construir una economía que Zimbabwe.

La libertad de expresión no se debe limitar a palabras que no ofendan a nadie. Lo que hace esta definición de libertad de expresión es eliminar toda crítica a la actividad incorrecta o criminal y toda disidencia contra la guerra, la brutalidad policial y los programas políticos, sociales y económicos. En otras palabras, la corrección política silencia a una población. Se permite el silenciamiento independientemente de si la declaración “ofensiva” es verdadera o falsa.

Solo expresar una verdad, como lo hizo el ingeniero de Google, puede destruir la carrera de una persona. No hay libertad en tal sistema. Como dijo George Orwell, “si la libertad significa algo en absoluto, significa el derecho de decirle a la gente lo que no quiere escuchar”.

Las propias universidades, tradicionalmente dependientes de la libertad de expresión, ahora están prohibiendo la libertad de expresión. Los oradores polémicos que puedan ofender a un “grupo de víctimas” simplemente no pueden hablar en las universidades. Por ejemplo, los oradores a favor del multiculturalismo son bienvenidos aunque el discurso ofenda a quienes creen que Estados Unidos es una sociedad cristiana blanca, pero un supremacista blanco, cuyo discurso en la Universidad de Florida no pudo ser bloqueado, hizo que el gobernador de Florida declarara un estado de emergencia.

Parece bastante simple que si una persona no quiere ser ofendida por un hablante, no vaya al discurso. Por otro lado, si una persona quiere saber qué hace la oposición, ¿por qué perder la oportunidad? Al final, la corrección política se trata de regular lo que se puede decir y controlar las explicaciones, no de proteger las palabras hipersensibles de las dañinas.

Lo que la Política de Indentidad y el Discurso Politicamente Correcto están haciendo es demonizar a los blancos y heterosexuales. Solo los blancos son racistas. Solo los hombres heterosexuales, esencialmente los gentiles blancos, excepto Bill Cosby y Harvey Weinstein, cometen violencia sexual. Como escribe David Rosen en CounterPunch, “La violencia sexual masculina: tan estadounidense como el pastel de cereza”.

Rosen define el abuso sexual como “una forma de terror sexual, un deporte masculino estadounidense” que es “tan viejo como el país”. En otras palabras, todos o la mayoría de los hombres estadounidenses practican el terror sexual en las mujeres.

Hemos llegado al punto en que una esposa que se enoja con su marido puede acusarlo de violación y hacer que lo encarcelen, un alejamiento de los días en que el marido y la esposa eran legalmente considerados como uno y ninguno podía testificar contra el otro.

Cuando la relación personal más íntima está sujeta a intervención externa, ¿cómo prosperará el matrimonio?

No es así según la Asociación Americana de Psicología, “alrededor del 40 al 50 por ciento de las parejas casadas en los Estados Unidos se divorcian. La tasa de divorcio para los matrimonios posteriores es aún mayor “.

Si el esposo y la esposa, la madre y el padre no pueden permanecer juntos, ¿cómo se mantiene la sociedad unida?

¿Cómo se mantiene unida la sociedad cuando la Identidad Política enseña el odio e inflama la división social?

¿Cómo se mantiene unida la sociedad cuando los matones que dicen ofenderse ofenden a otros al destruir monumentos históricos que están asociados con la memoria o la identidad de otros?

¿Cómo se mantiene unida la sociedad cuando se borra su historia, se renombran sus escuelas, calles y edificios públicos? Como dijo George Orwell, “la forma más efectiva de destruir a las personas es negar y anular su propia comprensión de su historia”.

Los próximos monumentos que se eliminarán son los de los Padres Fundadores, racistas todos los que adoptaron una Constitución que permitía la esclavitud, una institución heredada que no tenían poder para reformar.

En los Estados Unidos se está reescribiendo la historia y se corrompió el lenguaje para fomentar el odio contra los “opresores” blancos, especialmente los varones blancos heterosexuales.

No es de extrañar que Rusia responda diplomáticamente a la agresión de Washington. No es necesario responder en especie cuando un enemigo se está destruyendo a sí mismo.

Traducción: Luis R. Miranda

About the author: Paul Craig Roberts

Paul Craig Roberts, former Assistant Secretary of the US Treasury and Associate Editor of the Wall Street Journal, has held numerous university appointments. He is a frequent contributor to The Real Agenda News. Dr. Roberts can be reached at http://paulcraigroberts.org

Add a Comment