El ex director interino del FBI, Andrew McCabe, confirmó el intento continuo de llevar a cabo un golpe de estado contra el presidente legítimamente elegido de los Estados Unidos, Donald Trump.

McCabe explicó en 60 Minutos que él personalmente comenzó una investigación porque tenía el presentimiento de que Rusia había intervenido en las elecciones de 2016 y que Rod Rosenstein tenía la intención de espair al presidente para incriminarle y forzar su destitución.

“Hubo reuniones en el Departamento de Justicia en las que se discutió si el vicepresidente y la mayoría del Gabinete podrían reunirse para destituir al presidente de los Estados Unidos bajo la Enmienda 25”.

Luego de que sus intenciones se hicieron públicas, tanto Rosenstein como Mccabe mientieron y desestimaron las revelaciones de su intento de golpe de estado y calificaron los rumores de “inexactos y de hecho incorrectos”.

“Estaba muy preocupado de poder poner el caso de Rusia en un terreno absolutamente sólido, de manera indeleble”, explicó McCabe. “Eso fue lo que intenté hacer rápidamente, que el caso no pudiera cerrarse o desaparecer en la noche sin dejar rastro”.

El intento de McCabe refleja lo que hizo su ex jefe y director del FBI, James Comey. Mccabe más tarde sería despedido por el mismo Trump de la misma manera que el presidente de los Estados Unidos despidió a Comey.

“Estaba hablando con el hombre que acababa de postularse para la presidencia y que acababa de ganar la elección para la presidencia, y que podría haberlo hecho con la ayuda del gobierno de Rusia, nuestro adversario más formidable en el escenario mundial”, repitió McCabe.

Respecto a la intención de Rosenstein de un micrófono en un intento de incriminar al presidente Trump, McCabe dijo que “se discutió más de una vez y fue tan serio que se consultó a los abogados del FBI para discutirlo”.

Es importante recordar que después de 2 años de “investigación”, el fiscal especial Robert Mueller no ha encontrado ninguna colusión entre la campaña de Trump y Rusia. En su lugar, el FBI continúa persiguiendo a personas cercanas al círculo interno de Trump en un intento de excavar pruebas inexistente, para hacer que mientan para incriminar a Trump.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *