|Sunday, March 24, 2019
You are here: Home » Español » Globalismo, ideología de género, marxismo cultural y sesgo ideológico

Globalismo, ideología de género, marxismo cultural y sesgo ideológico 


ideología de género

Los miembros de algunos gobiernos nacionales de los Estados Unidos, Brasil y Europa se comprometieron, en sus campañas políticas, a combatir el globalismo, la ideología de género, el discurso politicamente correcto y el marxismo cultural, entre otros.

La opción de utilizar estos términos indica la política que se adoptó y se adoptará durante su tiempo en el cargo. Pero, después de todo, ¿qué significan estas expresiones?

Definamos esos términos para que tenga claro qué es lo que quieren decir estos gobiernos y los políticos que patrocinan el nacionalismo, el ‘país primero’ y la inmigración legal, para citar algunos temas, cuando se usan palabras como Globalismo, ideología de género, marxismo cultural, discurso politicamente correcto, socialismo, sesgo ideológico y política de identidad.

Globalismo

El término globalismo significa un gobierno mundial formado por organismos supranacionales, es decir, por encima de la administración de cada país.

Para la línea crítica del fenómeno, esta dominación fue planeada y se está ejecutando mientras hablamos, por la élite de la banca global, las mismas personas que poseen todas las corporaciones multinacionales. Son los banqueros y sus amigos ricos, como George Soros, Bill Gates, Oprah Winfrey, Michael Bloomberg y otros, quienes financian proyectos “progresistas” alineados con el marxismo cultural.

El globalismo es un esquema organizado, un proyecto de dominación global disfrazado de multiculturalismo.

El concepto de globalismo difiere de la globalización. Esta última está relacionada con la economía, aunque la globalización es el vehículo a través del cual los globalistas pretenden apoderarse de los gobiernos nacionales.

La globalización se vende como un orden voluntario y espontáneo, pero en realidad, es una serie de acciones coordinadas, por organizaciones supranacionales y corporaciones multinacionales que trabajan con cómplices políticos en los gobiernos nacionales para lograr el fin de la soberanía nacional a través de acuerdos comerciales, la eliminación de las fronteras y la aceptación de la migración masiva hacia países desarrollados y en desarrollo.

Ideologia de genero

Una serie de estudios pseudocientíficos de género que comenzaron en los años sesenta y setenta en los Estados Unidos y Europa, teorizaron que existía una diferencia entre el sexo biológico y el género.

Para esta escuela académica, ser un hombre o una mujer depende no solo de los genitales o los cromosomas, sino de los patrones culturales y de comportamiento. Tales estándares, según los teóricos del área, se adquieren en la vida en sociedad.

Los estudiosos conservadores, sin embargo, creen que los hallazgos de los estudios de género no lograron la validación de las ciencias exactas y biológicas.

Para ellos, por lo tanto, la corriente de estudios sobre el género ni siquiera podría llamarse “teoría” porque carecen de rigor científico. Por lo tanto, hablamos de “ideología de género” como un conjunto de ideas que sostiene que corresponde a cada persona definirse a sí misma como un hombre o una mujer. Esta es una de las afirmaciones menos científicas realizadas en mucho tiempo.

Este tipo de creencia es lo que acepta que las personas puedan definirse a sí mismas no solo como hombres o mujeres, sino también como conejos, personas de diferentes etnias, etc.

En palabras de algunos políticos conservadores, la ideología de género es promovida por un grupo de pensadores que llegaron a la conclusión de que el niño nace neutral, crece neutral y luego decide lo que quiere ser. Eso es simplemente pseudociencia, carente de toda razón y evidencia. En otras palabras, la ideología de género es una locura como lo explica el psicólogo clínico, Jordan Peterson.

Marxismo cultural

El marxismo cultural es la corriente revolucionaria que busca transformar la sociedad mientras desmantela el Occidente “capitalista” cambiando los valores culturales. Pero, ¿qué significa “marxismo”?

El marxismo apoya la idea de que la clase obrera debe tomar los medios de producción en un país determinado. Así, los trabajadores tomarían el control del estado y comenzarían una sociedad sin clases.

Si bien el marxismo clásico, el pensamiento de Karl Marx, se refiere principalmente a la economía, las corrientes posteriores a la Segunda Guerra Mundial han venido a defender el marxismo cultural, lo que está separando a la sociedad para instalar un nuevo tipo de “cultura”.

Discurso políticamente correcto

El discurso políticamente correcto es una herramienta manipuladora para centralizar el poder. Charlton Heston dijo una vez que el discurso políticamente correcto es tiranía con modales, y él tenía razón.

La ignorancia masiva es clave para lograr el tipo de sociedad en que vivimos y el tipo de ambiente que la élite ha planeado para todos nosotros. Ella dice que el miedo, un sentimiento muy humano, a ser rechazado, es uno de los pilares de la acción actual para dividir a los grupos sociales que de otra manera tendrían fuertes vínculos.

La manipulación del lenguaje mediante la imposición de un velo de niebla semántica se ha convertido en una herramienta poderosa para convertir a los individuos en seres autocensurables, sin sentido y fácilmente controlables.

La captura efectiva de la sociedad se realiza a través de los medios de comunicación más importantes, Hollywood, la cultura pop, el mundo académico, la religión y, más recientemente, la familia.

La agenda con la intención de centralizar el poder y el control se presenta a la sociedad de forma disfrazada, oculta detrás de los mensajes de equidad, igualdad, feminismo, y la idea de destruir la llamada sociedad patriarcal.

Cualquier persona que se atreva a expresar su opinión contra el movimiento de lavado de cerebro es inmediatamente acusada de conducir un discurso homofóbico, racismo, antisemitismo, de ser un mujeriego, un negador del holocausto y así sucesivamente.

El lenguaje políticamente correcto es el que ha sido saneado. Las frases, palabras y expresiones que antes eran comunes en la sociedad ya no pueden usarse en un contexto político y organizado.

De acuerdo con las crisis actuales de lo políticamente correcto, la censura y la desaprobación pública de tales expresiones tienden a destruir los valores de la sociedad occidental, como la nación, la familia y la religiosidad. Aquí está el plan presentado por una ex funcionaria de la CIA.

Socialismo

El socialismo es el “conjunto de doctrinas y movimientos políticos que apuntan SOLAMENTE a los intereses de los trabajadores, en una sociedad donde no hay propiedad privada de los medios de producción.

En el socialismo, el Estado, no el mercado, define la dirección de la economía a partir de planes elaborados por el propio gobierno. El estado controla los medios de producción y actúa en un proceso intermediario para conducir a una sociedad sin clases.

Ejemplos de socialismo moderno incluyen Venezuela, Cuba y hasta 2018, Brasil. Durante su inauguración, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que el pueblo brasileño comenzó a liberarse del socialismo. También mencionó el final del “gigantismo estatal”, un término relacionado con la idea del socialismo como un gran control estatal en el área económica.

Sesgo ideológico

Sesgo significa “distorsión o tortuosidad en la forma de observar, juzgar o actuar”. Ideología significa “un conjunto de ideas, convicciones y principios filosóficos, sociales y políticos que caracterizan el pensamiento de un individuo, grupo, movimiento, época, sociedad”.

Bolsonaro dijo en su discurso de inauguración que crearía un círculo virtuoso en la economía para estimular el crecimiento “sin sesgos ideológicos”. También dijo en el parlamento que retiraría el “sesgo ideológico de nuestras relaciones internacionales”.

Al no aplicar ningún sesgo ideológico en el gobierno o la política, se entiende que ese gobierno ejecutará sus funciones sin la influencia de ninguna ideología. En su lugar, funcionará para el mejoramiento del país sin seguir un sesgo conservador o liberal.

Ese es el tipo de trabajo que Donald Trump ha estado haciendo desde que asumió el cargo en 2016 y eso es exactamente lo que a los globalistas no les gusta de él. Explica por qué los medios de comunicación globales golpean a Trump a diario. 

Es por eso que los “expertos” y los creadores de opinión, principalmente de la izquierda del espectro político, lo llaman racista, homófobo, mujeriego, etc. 

En realidad, los medios de comunicación se han convertido en una mafia, procurando establecer un pensamiento colectivista contaminado por prejuicios ideológicos radicales.

En el ámbito internacional, por ejemplo, la lucha contra el sesgo ideológico significaría dar prioridad a los acuerdos bilaterales o trilaterales con otros países en lugar de buscar la aprobación de organizaciones internacionales como la ONU, la OMC, la OMS, la OTAN y otros.

En resumen, la batalla política e ideológica que se libra hoy en día en el mundo occidental es por la conservación de los estados nacionales e independientes frente a un gobierno global liderado por organizaciones supranacionales.

La batalla es a favor o en contra de un proyecto de dominación global, a favor o en contra de la ideología no científica de género, a favor o en contra del marxismo cultural y el discurso políticamente correcto, política, a favor o en contra del socialismo, a favor o en contra del sesgo ideológico.

La pregunta es, ¿comprenderá la sociedad occidental lo que está en juego en esta batalla? ¿Tendrán coraje sus miembros para luchar por el nacionalismo, la ciencia, la razón, el discurso políticamente incorrecto, el verdadero capitalismo y las noticias e información imparciales?

About the author: Luis R. Miranda

Luis Miranda is an award-winning journalist and the Founder and Editor of The Real Agenda News. His career spans over 20 years and almost every form of news media. He writes about environmentalism, geopolitics, globalisation, health, corporate control of government, immigration and banking cartels. Luis has worked as a news reporter, On-air personality for Live news programs, script writer, producer and co-producer on broadcast news.

Add a Comment